El británico logró ser campeón en su primer participación en el certamen japonés

El británico logró ser campeón en su primer participación en el certamen japonés

Jenson Button acompaña a Naoki Yamamoto en un histórico título del Super GT

En una espectacular última carrera, Button y Yamamoto llevaron al Honda Raybrig del Team Kunimitsu a su primer título del Super GT

Àlex Garcia | Madrid | 12/11/2018

Seguro que te interesa

Button Takahashi Yamamoto 2018 Motegi SuperGT
Button Takahashi Yamamoto 2018 Motegi SuperGT | Agencias

El resultado de la temporada 2018 del Super GT es de aquellos que quedan para los libros de historia. Ante todo, el popularísimo Honda Raybrig del Team Kunimitsu dirigido por el legendario expiloto Kunimitsu Takahashi logró por fin su primer título tras 25 años en el campeonato (compite desde su primera edición en 1994). Luego, Jenson Button se convirtió en el primer campeón de Fórmula 1 en lograr el título del Super GT, además de ser el primer debutante en ganarlo desde 2005. Finalmente, Naoki Yamamoto se unió a la corta lista de pilotos capaces de obtener el doblete (Super Fórmula y Super GT) junto a Pedro de la Rosa, Satoshi Motoyama y Richard Lyons.

Las lágrimas del piloto japonés mientras era entrevistado al proclamarse campeón demostraban el significado que la temporada 2018 ha tenido para él. En tiempos recientes sufrió la falta de competitividad de Honda por haber sido fiel a la marca que le apoyó desde siempre pero cuando esta empezó a repuntar en la Super Fórmula, fue completamente batido por Pierre Gasly en 2017. El bache a superar era de los difíciles pero el as de Honda en Japón supo sobreponerse, demostrando por qué desde 2013 es considerado como el mejor piloto de la marca a nivel nacional.

Incluso un exultante Button saltaba públicamente a pedir que se reconocieran los méritos de quien había tirado del equipo, rompiendo una lanza a favor de un Yamamoto que ha sido siempre fiel al Team Kunimitsu y que en pos de este éxito supo hacer que el británico se sintiera bienvenido en la escuadra para poder sacar el máximo provecho del NSX-GT de la categoría GT500. Ganar en el Super GT no es una tarea nada fácil, con mucha igualdad, un nivel altísimo de pilotos y una normativa de lastres que fomenta la competitividad. Para Yamamoto, el doble éxito significa que tiene ahora suficientes puntos de Superlicencia para correr en la Fórmula 1...

Honda ARTA SuperGT Motegi 2018 | Agencias

De esta forma, el Honda Raybrig con el dorsal número 100 de Button y Yamamoto llegaba en cabeza del campeonato a la última carrera en el Twin Ring Motegi… pero con un empate a puntos con el Lexus KeePer del equipo TOM’S con el dorsal número 1 de Nick Cassidy y Ryo Hirakawa. En efecto, los campeones de la pasada temporada que buscaban revalidar el título. Incluso había un par de máquinas más con opciones de título en el Honda ARTA y el Lexus au TOM’S, aunque estos estaban bastante más atrás en puntos y dependían de un milagro.

En la sesión clasificatoria se repitió la historia habitual de esta temporada, con Honda como la más eficiente a una vuelta, firmando la pole el llamativo Honda naranja del Autobacs Racing Team Aguri (ARTA) y metiendo a tres coches en las tres primeras posiciones, siendo cuatro en la Q2. Mientras tanto, el Lexus KeePer era sexto en parrilla y tenía que contar con la expectativa de ser mejor el domingo, como ha sido habitual a lo largo de todo el año. Eso sí, con el añadido de no haber podido apenas entrenar sobre pista seca, elevando el misterio.

Honda Raybrig SuperGT Motegi 2018 | Agencias

En primera instancia, los Honda mantuvieron formación, mientras el Lexus KeePer buscaba recuperar posiciones. El encuentro entre los dos principales candidatos no tuvo lugar hasta las últimas 10 vueltas, con Jenson Button defendiéndose de los ataques de Ryo Hirakawa con maestría a pesar de la agresividad del nipón en una pelea por un tercer puesto que valía el campeonato. Al final, Button logró aguantar el tipo para ganarse el título. Por delante, Tomoki Nojiri y Takuya Izawa ganaron la carrera en el Honda ARTA por delante del Lexus Zent Cerumo de Yuji Tachikawa y Hiroaki Ishiura.

En la clase GT300 reservada para los coches de GT3, los JAF-GT y los “Mother Chassis”, saltó la sorpresa con la victoria y título del Mercedes AMG GT3 de Leon Racing. El coche con el número 65 repitió el triunfo obtenido en Motegi en 2017, excepto que esta vez las circunstancias de su victoria les permitieron llevarse el máximo objetivo, el de un campeonato para el que en circunstancias normales no eran favoritos. El BMW M6 del equipo ARTA con Sean Walkinshaw y Shinichi Takagi llegaba a la última carrera con 12 puntos de ventaja. Habiendo 20 en juego, les valía un cuarto puesto… o que no ganaran los coches que más cerca estaban en la general.

De hecho, lo menos probable era que ganara el coche de Leon Racing, puesto que el triunfo de hace doce meses en Motegi no fue solo su última victoria sino también su última aparición en el podio. En toda la temporada 2018 no habían finalizado una sola carrera entre los tres primeros, pero sus cuatro cuartos puestos combinados con una presencia constante en los puntos y un peor resultado de octavo les habían mantenido con sólidas opciones matemáticas de ganar. En la última carrera, Naoya Gamou (en el día de su cumpleaños) y Haruki Kurosawa estuvieron impecables y se llevaron la victoria por delante del Toyota Prius del equipo apr.

Mercedes LeonRacing SuperGT Motegi 2018 | Agencias

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.