Centímetros Cúbicos » Competición

El F-Type convertible ha sido modificado para rendir homenaje al XK 120

Jaguar crea un descapotable de rallies para disfrutar de los tramos de tierra

Al igual que Porsche, Jaguar-Land Rover cumplía este año su 70º aniversario y para celebrar sus primeros triunfos en competición han creado una versión de rallies de su Jaguar F-Type moderno.

El F-Type

El F-Type Agencias

Publicidad

Gran parte de la historia de Jaguar en competición está relacionada específicamente con el mundo de la resistencia y especialmente con las 24 Horas de Le Mans. Esta es una de las razones por las que la sorpresa al ver que el fabricante británico creaba a una versión de rally de uno de sus deportivos era mayúscula, aún más si tenemos en cuenta que para ello han elegido su F-Type Convertible como base para un proyecto del que apenas se construirán únicamente dos unidades.

F-Type rally
F-Type rally | Agencias

¿Por qué hace algo así sin fines deportivos? Jaguar presentaba en 1948 uno de sus primeros modelos deportivos, el llamado Jaguar XK 120, uno de los vehículos con el que logró iniciar su historial de éxitos en competición, venciendo en rallyes de regularidad de la época como el Tulip Rally o el RAC británico con Ian Appleyard al volante y con su esposa Pat Lyons, hija del fundador de Jaguar, Sir William Lyons, haciendo las labores de copiloto. Ahora, 70 años después han querido rendirle tributo a aquel descapotable.

Encargado al departamento de Jaguar Design and Engineeering, se ha optado por tomar la base de la versión descapotable del F-Type Convertible y numerosos elementos de la Chequered Flag Limited Edition con el fin de presentarnos un conjunto de corte ‘racing’, pero reconocible respecto al modelo de producción. Como corazón se mantiene el propulsor Ingenium de Jaguar-Land Rover con configuración de cuatro cilindros y 2.0 litros que entrega algo más de 300 CV de potencia a un eje trasero que cuenta con diferencial de deslizamiento limitado.

Interior del F-Type convertible
Interior del F-Type convertible | Agencias

Si hasta aquí todo parece indicar que estamos ante un Jaguar convencional, son el resto de los elementos los que han sufrido numerosas novedades, con un nuevo cubre cárter de competición, frenos con pinzas de cuatro pistones, llantas Braid para neumáticos de tierra y suspensiones de rallies con más recorrido y amortiguadores de tres vías. En el capó destaca especialmente la farera extra de bella factura que complementa la mirada felina del F-Type.

Dentro del habitáculo nos encontramos cos baquets con arneses de seis puntos, jaula de seguridad, el cambio por levas que ya utiliza la versión de calle y finalmente la instalación de un sistema de extinción y un freno de mano hidráulico justo a la izquierda del volante. Aunque obviamente se trata de un vehículo especial y que cumple con la normativa FIA en materia de los estándares de seguridad, difícilmente parece que lleguemos a verlo competir más allá de alguna exhibición. En este caso se ha preferido dejar el ADN del F-Type Convertible en lugar de utilizar un techo duro para cerrar el cockpit, algo que por ejemplo ya hizo Abarth con su 124 Rally.

 

Publicidad