El precipitado final de temporada en el Mundial de Rallies significaba que Hyundai Motorsport conseguía su primer título intercontinental sin necesidad de esperar al domingo. El equipo, liderado por Andrea Adamo lograba arrebatarles el campeonato a los vigentes ganadores, Toyota GAZOO Racing, haciendo valer precisamente esos 18 puntos con los que llegaba tras la prueba española en la que Thierry Neuville y Dani Sordo consiguieron colar sus Hyundai i20 WRC Coupé en la primera y la tercera posición.

Se cerraba así el trabajo de los últimos seis años después de que Hyundai decidiera regresar al Campeonato del Mundo de Rallies tras más de una década de ausencia. Al contrario que con el Hyundai Accent WRC, la firma surcoreana decidía crear su propio departamento de competición, llevándoselo al centro de Europa (Alzenau, en Alemania) e inyectando el dinero necesario para contratar los recursos humanos y tecnológicos necesarios como para crear un vehículo ganador.

Seis temporadas y tres modelos distintos después, Hyundai alcanzaba la gloria con el i20 WRC Coupé y una estructura ya consolidada en la que han destacado especialmente Thierry Neuville y Dani Sordo por encima de Andreas Mikkelsen y Sébastien Loeb. Los tres triunfos del belga y el cosechado por el cántabro en Cerdeña han sido claves para conseguir ese margen sobre una Toyota mucho más desestructura que contaba con el Campeón del Mundo, pero que ha pagado los errores tanto de Kris Meeke como de Jari-Matti Latvala.

Con este éxito, Hyundai se convierte en el cuarto fabricante asiático que se convierte en Campeón del Mundo de fabricantes tras Toyota, Mitsubishi y Subaru, poniendo ahora el objetivo de alzarse con el título individual al asegurarse la contratación de Ott Tänak para 2020.

Chris Ingram, el campeón sin victorias | ERC

Una semana de pilotos que se estrenan como campeones:

Con la llegada al final de los calendarios, las distintas disciplinas off-road han ido viendo cómo se coronaban sus distintos campeones en un año en el que se han mantenido muchos de ellos abiertos hasta el último momento. Uno de los triunfos más agónicos precisamente se llevaba a cabo en el Mundial de RallyCross, donde el mayor de los hermanos Hansen, hijos del 14 veces Campeón de Europa, Kenneth Hansen, terminó imponiéndose en la gran final después de haber empatado a puntos con Andreas Bakkerud. El noruego, con solo una victoria conseguida en Canadá no podría igualar las cuatro del sueco, por lo que era Timmy Hansen el que estrenaba su palmarés como Campeón del Mundo Absoluto.

No sería el único que se anotaba por primera vez un título internacional. Pierre-Louis Loubet, hijo de Yves Loubet, Campeón de Europa de Rallies a finales de la década de los ochenta, se coronaba también de forma anticipada después de la cancelación del Rally de Australia. El francés se imponía al tricampeón continental Kajetan Kajetanowicz y a Benito Guerra, siguiendo los pasos de su padre tres décadas después. A sus 22 años es uno de los pilotos más destacados de la escuela francesa, llamado a ser junto a los Yohan Rossel y Jean-Baptiste Franceschi el relevo de los Sébastien Ogier y Loeb.

Pepe López lograba el Nacional de Asfalto | Citroën

El año fantástico para Skoda y su Fabia R5 lo cerraba Chris Ingram en el ERC. El británico, que perdía en el Barum el título del ERC1 Junior en favor del piloto checo, Filip Mares (también con una de las unidades de los de Mladá Boleslav), conseguiría atar el apartado absoluto del Campeonato de Europa de Rallies después de una estrategia conservadora durante la temporada que le llevaba a conseguir el título sin ni siquiera sumar un triunfo en una de las ocho pruebas que conforman el calendario de las series regionales de la FIA.

Precisamente, uno de los que sí lo consiguió fue Pepe López, flamante ganador del Rally Islas Canarias que puede presumir desde este fin de semana de ser Campeón de España de Asfalto. Citroën Racing regresaba a los tramos nacionales con un proyecto oficial en el que el madrileño, copilotado por Borja Rozada, ha brillado al conseguir hasta seis victorias a lo largo de la temporada y optar en apenas una semana a convertirse en ganador de la primera edición del S-CER.