Centímetros Cúbicos » Competición

El GP de Mónaco y la Indy500 siguen en el aire

Las 24 Horas de Le Mans se mudan a septiembre por el Coronavirus

La mítica prueba de la resistencia ya no podrá disputarse en el mes de junio, siendo desplazada a septiembre como las 24 Horas de Nürburgring.

Le Mans

Toyota Le Mans

Publicidad

Poco a poco se van confirmando movimientos tanto dentro como fuera del deporte. Durante las últimas horas se han tomado decisiones como el aplazamiento de la Eurocopa y la Copa América de Fútbol a 2021, mientras que otras competiciones como La Liga, la NBA o los Juegos Olímpicos de Tokio esperan la evolución para conocer qué sucederá con la competición en los próximos meses.

En el automovilismo las grandes también se están viendo afectadas, comenzando en este caso por las 24 Horas de Le Mans. ACO, el promotor del campeonato ya había tomado las decisiones de cancelar las 1.000 millas de Sebring y de en teoría posponer las 6 Horas de Spa-Francorchamps, última prueba que quedaba antes de disputar el cierre de la que iba a ser la última campaña de los LMP1. Las 24 Horas de Le Mans no se disputarán en su habitual fecha de junio, algo que ha confirmado el propio Automobile Club de l'Ouest en un comunicado después de confirmar que la variante de motociclismo también será retrasada.

Concretamente la clásica de la resistencia se irá al próximo mes de septiembre, concretamente del 19 al 20 de septiembre, una decisión que por tanto también obligará a variar el plan de cara a la temporada 2020-21 del WEC que en principio iba a comenzar en Silverstone el primer fin de semana después de agosto. No es la primera ocasión en que las 24 Horas de Le Mans se disputarán en el mes de septiembre (en principio coincidirá con el inicio de Roland Garros), algo que ya sucedió en 1968, cuando las protestas de mayo obligaron a parar Francia y buscar un nuevo acomodo a la carrera ya después del verano. La complejidad para ellos será la de que en el mes de junio la prueba se celebra en una de las noches más cortas del año, mientras que en septiembre tocará afrontar la misma durante más horas de conducción nocturna.

Septiembre será sin duda el mes de la resistencia, ya que solo una semana más tarde han pasado a estar programadas las 24 Horas de Nürburgring, las cuales también han tenido que hacer ciertas rectificaciones a su configuración, ya que no podrá mantener al WTCR como telonero de la prueba ya que ese mismo mes el campeonato deberá estar disputando su gira asiática, haciendo imposible su regreso a Europa solo para un fin de semana de competición.

Hay otras carreras históricas que también están pendientes de cómo evolucionará la situación en las próximas semanas, entre ellas el propio Gran Premio de Mónaco, el cual tendría que celebrarse el 24 de mayo, compartiendo fecha con la Indy500 y con las 24 Horas de Nürburgring. Si la cita germana ya ha sido pospuesta, desde Liberty Media ya apuntaron a que su intención actual sería la de tratar de regresar a la competición a finales de mayo ya en Europa, aunque si esta solución no puede llevarse a cabo, todo apunta a Bakú, con el Gran Premio de Azerbaiyán celebrándose precisamente el primer fin de semana de junio.

Las 500 Millas de Indianápolis no tienen un panorama más alentador que Mónaco. A la espera de ver cómo evolucionan las restricciones de acceso para ciudadanos europeos, algo que podría afectar sin duda a la participación de McLaren y del propio Fernando Alonso, los responsables de las IndyCar Series han canceladas/pospuestas las cuatro primeras citas de la temporada que estaban programadas, empezando por St. Petersburg, y dejando por tanto la carrera que se iba a disputar a principios de mayo en el rutero de Indianápolis como estreno de la campaña 2020.

No se plantea una situación mejor para otras citas icónicas que se celebran de forma prácticamente independiente a cualquier campeonato. Es el caso de la Subida a Pikes Peak, proyectada para el 28 de junio, ya se está monitorizando la situación, aunque se tratará de seguir adelante con la prueba y esperando que los equipos de Europa no tengan problemas, mientras que el Tourist Trophy de la Isla de Man ya ha sido cancelado, algo que significa la cuarta ocasión en la que no se puede llevar adelante la mítica prueba de motos (entre 1915 y 1918 y entre 1940 y 1946, por Guerras Mundiales, y en 2001 por la fiebre aftosa) que se desarrolla en las carreteras de la isla británica.

Publicidad