En Milton Keynes y en Faenza respiran un poco más aliviados. Honda acaba de hacer oficial su intención de permanecer en el Mundial de Fórmula 1 hasta finales de la temporada 2021, la primera bajo la nueva reglamentación técnica del campeonato. La firma nipona había apuntado a que no estaban seguros acerca de permanecer como motoristas con la llegada de las nuevas regulaciones, obligados en este caso a evaluar las líneas definitivas antes de tomar una decisión.

Los contratos con Red Bull Racing y la Scuderia Toro Rosso aseguraba el suministro de unidades de potencia a las dos escuderías de las bebidas energéticas al menos hasta 2020, algo que dejaba a ambas formaciones frente a un abismo en el caso de que los japoneses decidieran “tirar del cable” a finales de la próxima campaña, similar al que se encontraron en una de sus primeras crisis internas con Renault.

Los japoneses han logrado tres victorias junto a Red Bull en 2019 | Red Bull Content Pool

El acuerdo entre Honda y sus dos clientes actuales se ampliará por una temporada más, decisión en la que seguramente han influido las tres victorias cosechadas por Max Verstappen este año en los Grandes Premios de Austria, Alemania y Brasil, así como los dos podios de Toro Rosso con Daniil Kvyat aprovechando la lluvia en Hockenheim y con Pierre Gasly pescando la segunda plaza en Interlagos, todo ello más de 11 años después de que la escudería italiana heredera de Minardi consiguiera el triunfo con Sebastian Vettel en el GP de Italia de 2008.

De esta forma el Gran Circo salva su primera bola de partido después de que durante los últimos meses hayan sido muchos, al igual que Honda, los que han expresado la necesidad de valorar su continuidad en la Fórmula 1, incluidos los grandes dominadores del campeonato, Mercedes-AMG F1. Los de Toto Wolff ya han apuntado que si bien tienen un compromiso para continuar suministrando sus motores a los clientes (entre ellos McLaren), todavía deben decidir si mantendrán al equipo oficial, al igual que Renault F1 Team y HAAS F1 Team.