Prácticamente se daba por hecho desde hace un par de semanas. Con la OMS haciendo incidencia acerca de la importancia que ha tomado ya el coronavirus para la salud mundial, ahora bautizado como covid-19, la posibilidad de que el Gran Premio de China de Fórmula 1 pudiera celebrarse en su fecha inicialmente programada, el 19 de abril, pasaba a ser casi una quimera.

Sería el 12 de febrero, día en el que Renault y Red Bull iban a mostrar sus decoraciones y monoplazas para esta temporada 2020, cuando la Federación Internacional de Automovilismo ha hecho el último anuncio, confirmando que finalmente la carrera que estaba prevista disputarse en el Circuito de Shanghái será finalmente pospuesta sin fecha de celebración concreta y obviamente con el riesgo de cancelación definitivo en el caso de que la epidemia no empiece a neutralizarse.

La victoria se la llevó Hamilton | Daimler

El promotor del Gran Premio de China, Juss Sports Group, solicitó oficialmente el aplazamiento después de las conversaciones en curso con la Federación de Deportes de Automóviles y Motocicletas de la República Popular de China (CAMF) y la Administración de Deportes de Shanghái. "El Gran Premio de China siempre ha sido una parte muy importante del calendario de F1 y los fanáticos siempre son increíbles", dijo la Fórmula 1 en un comunicado. "Todos esperamos competir en China lo antes posible y les deseamos a todos en el país lo mejor en este momento difícil".

Esta decisión deja un gran hueco en el calendario de la temporada de Fórmula 1, ya que entre el Gran Premio de Vietnam y el de los Países Bajos se separan por prácticamente un mes, aunque este impasse competitivo puede ser incluso mayor si Hanoi y su carrera urbana también se ve afectada por los que ya es una emergencia planetaria. Por el momento, la FIA ha apuntado a que seguirá monitorizando la situación de las distintas carreras que se celebran bajo su control en los próximos meses.

Un quebradero de cabeza continúo para la FIA:

Desde que empezara el año, el máximo estamento internacional del automovilismo ha visto prácticamente como todos sus planes han tenido que cambiar. Si hace poco más de una semana se decidía posponer de forma indefinida el ePrix de Sanya, la Federación ha tenido que trabajar a marchas forzadas también con la aprobación de un trazado urbano en Yakarta para el campeonato de monoplazas eléctricos, así como contar con la cancelación del Rally de Chile o la posibilidad de que no se pudiera llevar adelante la edición 2020 del Rally de Suecia, el cual ha sido recortado únicamente a los 171 kilómetros cronometrados por las temperaturas inusualmente altas para esta época del año y por la escasez de hielo y nieve. Por último, el WTCR también ha tenido que cambiar su calendario después de que Marrakech renunciara a su lugar al no competir este año en la Copa del Mundo la gran estrella local, Mehdi Bennani-