Las fechas en competición poco a poco se han ido confirmando, obligando a prácticamente todos los campeonatos a adoptar medidas excepcionales ante la actual situación. Mientras que la NASCAR se ponía en marcha de nuevo el pasado domingo, las competiciones en Europa siguen muy atentas a los siguientes pasos de los campeonatos de referencia, empezando por el Mundial de Fórmula 1, el cual debería acoger dos carreras en Austria el próximo mes de julio, antes de viajar por otros circuitos europeos durante esas ocho semanas hasta finales de agosto.

A partir de ese punto, el Mundial de Fórmula 1 se presenta provisionalmente a lo desconocido, sabiendo que cada país tiene un plan específico para la vuelta a la normalidad. Uno de los principales escollos que se presentan es en Reino Unido, donde estaba previsto celebrar el 70 aniversario del primer Gran Premio de la historia, el cual se celebró precisamente en Silverstone.

El WRC podría competir únicamente en Europa | Hyundai

Las medidas aplicadas por el gobierno de Boris Johnson han complicado la posibilidad de celebrar allí la tercera y cuarta carrera de la temporada 2020 a mediados de julio, por lo que se pueden plantear el nombre de otros circuitos como Hockenheim, Imola, Portimao o Mugello como posibilidades, mientras que Hungaroring, Monza, el Circuit de Barcelona-Catalunya y Spa-Francorchamps no han anunciado que vayan a renunciar a sus opciones de formar parte del calendario. Tras la temporada europea se había planteado tres fases más, como el viaje a Asia/Eurasia, América y finalmente los Grandes Premios en Bahréin y Abu Dhabi para cerrar el año competitivo en diciembre.

En el caso del Mundial de Rallies, la situación apunta a que únicamente se podrán celebrar las pruebas en suelo europeo, con el objetivo así de facilitar la logística y además reducir los costes. Con tres citas ya disputadas, la FIA quiere al menos disputar siete fechas en total para determinar un campeón, estando ya confirmadas las cancelaciones del Rally de Portugal y del Safari, Japón y Nueva Zelanda pueden correr la misma suerte con el fin de dejar vía libre a que se recoloquen las cuatro citas europeas, comenzando por Finlandia, el cual se debería disputar en agosto, pero que podría ser aplazado a los meses de septiembre u octubre. Turquía, Gales y Alemania podrían completar el calendario.

Las 24 Horas de Le Mans serán en septiembre | Toyota

En cuanto a la resistencia, los meses de septiembre, octubre y noviembre serán clave para todos los aficionados a este tipo de carreras. Comenzará con las 24 Horas de Le Mans 2020, en la que en teoría debería ser la última ocasión en que se vea a los LMP1 competir en el circuito de La Sarthe, con la carrera programada para el fin de semana del 19 al 20 de septiembre.

Después pasarán a ser los GT3 protagonistas, con las 24 Horas de Nübrugring una semana más tarde y con las 24 Horas de Spa, las cuales se han retrasado del 22 al 25 de octubre. Habrá lugar para una guinda sobre el pastel en forma de 12 Horas de Sebring (11-14 de noviembre), valederas en este caso para el campeonato IMSA, ya que las 1.000 Millas del WEC fueron canceladas.

El IMSA tiene su plan de regreso | Cadillac

Habrá lugar para otras competiciones muy conocidas, especialmente si miramos hacia Estados Unidos, la cual tendrán como platos fuertes la disputa de las 500 Millas de Indianápolis el próximo 23 de agosto o la Subida Internacional a Pikes Peak, la cual se celebrará una semana más tarde, el último fin de semana del mes. La NASCAR regresó a las carreras el domingo 17 de mayo, mientras que el IMSA retomará la actividad el primer fin de semana de julio, con una carrera de 2 horas y 40 minutos en Daytona y a puerta cerrada.