La temporada 2019 estuvo marcada por aquella negra jornada de sábado que tiñó de luto el Circuito de Spa-Francorchamps. Durante los primeros segundos de la carrera de Fórmula 2, Anthoine Hubert sufría un accidente que acabaría con su vida y en el que Juan Manuel Correo también resultaba gravemente lesionado. La FIA abría en ese momento una investigación el objetivo de esclarecer lo sucedido, incluyendo este suceso a los otros 28 accidentes calificados como graves y fatales ocurridos durante la competición el año pasado que serían tenidos en cuenta en el estudio realizado durante los últimos meses por la Federación con la intención de seguir mejorando la seguridad en las carreras.

La investigación, que ha sido encabezada por el Grupo de Estudio de Accidentes Graves de la FIA buscaba lograr de esta forma "una mayor seguridad en la próxima generación de automóviles" de carreras, así como "innovaciones en infraestructuras de los circuitos" y el "desarrollo de nuevas herramientas y mejores prácticas en el operativo" durante la competición. Te contamos en que consisten las medidas que se llevarán a cabo en el futuro VER VÍDEO.

Limitar las piezas de gran tamaño sueltas:

Precisamente uno de los puntos a implementar serán la introducción de nuevos sistemas de anclaje en los monoplazas que ayuden a evitar que grandes piezas puedan salir despedidas. Este tipo de medidas, que ya se emplean por ejemplo para las ruedas en caso de accidente y después del accidente que se cobró la vida hace más de una década de Henry Surtees, deberían complementarse con el uso de la tecnología de protección de la cabeza como el Halo o el AeroScreen desarrollado por Red Bull Racing. Para piezas más pequeñas, en lugar de cables se podría optar simplemente por cambiar la composición para así evitar que se proyecte el material.

Una de las medidas será advertir a los pilotos de peligros en pista | Red Bull Content Pool

El informe, además incluye otro tipo de medidas entre las que se encuentra como la más destacada la introducción de una modificación de la luz de lluvia para que esta actúe como repetidor de las señales visuales electrónicas de bandera amarilla y que esto permita de esta forma que los pilotos que se acercan a dicha zona puedan detectar mejor que se aproximan a una zona del circuito con un peligro en pista.

Curiosamente, una de las principales innovaciones que se plantean de cara al futuro es que se pueda limitar automáticamente el rendimiento del motor de forma remota en caso de accidente, o incluso una versión de lo que en los vehículos de producción se conoce como sistema de frenado de emergencia autónomo, los cuales en ocasiones pueden actuar también sobre la dirección a baja velocidad con el fin de corregir la trayectoria y evitar una colisión.

Nuevas medidas de protección en caso de colisión:

El Grupo que ha realizado el estudio también aboga por impulsar distintas modificaciones en los monoplazas, comenzando con elementos como los soportes del alerón delantero, el morro o la fijación del reposacabezas de los Fórmula 1, pero también otras alternaciones que deberían afectar a toda la estructura piramidal de la FIA (incluida la Fórmula E), revisando las estructuras de impacto frontal y especialmente las laterales frente a colisiones perpendiculares, con el fin de evitar nuevas pérdidas como la del piloto francés de Fórmula 2. Por su parte, en turismos y otros vehículos de competición cerrados también se han realizado modificaciones también para mejorar la seguridad lateral.

Circuitos como Paul Ricard tienen zonas de escapatorias especiales | TGR

También se proponen nuevas medidas para la información que perciben los pilotos en sus vehículos y la seguridad de los circuitos. Si se mantiene la intención de implementar una tecnología de monitorización de la presión interna de los neumáticos a tiempo real para así poder reaccionar ante un posible pinchazo, también se buscará introducir paneles luminosos que alerten a los pilotos sobre accidentes a lo largo de los circuitos, así como "superficies antideslizantes y de alta fricción" que ya se emplean en trazados como Paul Ricard, donde se pueden ver diferenciados con otro color en ese mar de asfalto que es la pista francesa.