Martes 30 de junio. Ese era el día elegido por Arrow McLaren SP para presentar los que serán los colores a emplear por Fernando Alonso en el que será su tercer asalto a las 500 Millas de Indianápolis. El asturiano, tras la decepcionante experiencia de 2019 en la que no se pudo clasificar para la carrera, tendrá el próximo 23 de agosto una nueva oportunidad para conseguir el triunfo en la Indy500 y así completar su particular triple corona dentro del mundo del automovilismo, después de haber vencido ya el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y las 24 Horas de Le Mans.

Indy500 2020 Fernando Alonso | Arrow McLaren SP

Se dejará de lado de esta forma el color naranja tan característico de McLaren y que, por ejemplo, sí emplearán los dos pilotos titulares de la estructura, Pato O’Ward y Oliver Askew, adoptando en esta ocasión el blanco y el azul petróleo como base para la librea. Junto a ellos estará el verde que aportará Ruoff Mortgage, empresa de seguros y de servicios hipotecarios estadounidense que aportará la inyección económica para que el equipo británico pueda alinear un tercer monoplaza para la ocasión en compañía de sus socios habituales, Arrow y SP.

Indy500 2020 Fernando Alonso | Arrow McLaren SP

Algunas de las marcas personales de Fernando Alonso también tendrán su espacio, como el logotipo de la FA Racing, la estructura deportiva del asturiano, como Kimoa, su marca de ropa, ambas con lugares destacados dentro de la decoración. Por el momento no se ha anunciado cuál será el programa de preparación de un Fernando Alonso que, por el momento, no ha probado el coche con el nuevo AeroScreen desarrollado por Red Bull Technologies y descartado por la Fórmula 1 como elemento de protección de la cabeza para los pilotos, el cual sí fue implementado por las IndyCar Series.

Indy500 2020 Fernando Alonso | Arrow McLaren SP

La competición norteamericana regresó a la acción el pasado 6 de junio en Texas, con victoria de Scott Dixon y se espera que este fin de semana tomen el circuito rutero de Indianápolis para un nuevo fin de semana de carreras que si cabe será aún más especial a pesar de la ausencia de público en las gradas. La IndyCar se unirá por primera vez en su historia con la NASCAR para disputar en el mismo circuito sus carreras durante un fin de semana, precisamente el del día 4 de julio, fiesta nacional de Estados Unidos.

La Indy500 en cambio ya ha anunciado que sí se podrá correr con aficionados presentes, aunque en este caso el aforo se reducirá a la mitad de la taquilla posible, teniendo en cuenta que el Indianápolis Speedway puede dar cabida hasta 375.000 espectadores en sus localidades permanentes.