El piloto español Fernando Alonso tomará la salida con Toyota en la edición 2020 del rally Dakar, que se disputará por primera vez en Arabia Saudí, tal como se confirmó durante una rueda de prensa celebrada en el Centro de Convenciones de Port Aventura.

Fernando Alonso, dos veces campeón del mundo de Fórmula 1 y campeón del mundo de resistencia, lo hará compitiendo con el equipo Toyota Gazoo Racing y con el cinco veces ganador de la prueba en motos Marc Coma ejerciendo de copiloto.

El asturiano se ha presentado como piloto del equipo Toyota Gazoo Racing junto al resto del plantel (Nasser Al-Attiyah, Giniel De Villiers y Bernhard Ten Brinke) asegurando así su presencia en el mítico raid, que este año se disputará por vez primera en Arabia Saudí.

En el equipo Toyota habrá un tercer español, Alex de Haro, copiloto de De Villiers.

Se cerraba de esta forma un rumor que ha tenido un recorrido de casi 10 meses, después de que ya en la pasada edición del Dakar se empezara a hablar sobre la opción de una internada de Alonso en la disciplina de los roadbooks y los puntos de paso.

Con apenas tres test a sus espaldas y después de haber competido en la Lichtenburg 400 y en el Rally de Marruecos con dos, Alonso se enfrenta al desafío de adaptarse a una competición completamente nueva y aclimatarse de nuevo a un coche distinto (nada nuevo durante los últimos dos años) y a la indispensable figura del copiloto.

Este es el coche con el que Alonso correrá su primer Dakar

Así será el primer Dakar de Fernando Alonso

El Rally Dakar 2020, que se disputa por primera vez en Arabia Saudí, del 5 al 17 de enero, en una 42ª edición en la que se encontraran más arena que harán las dunas más difíciles que en las últimas carreras en Sudamérica y un recorrido que aumentará su dificultad en la segunda semana.

El piloto asturiano, campeón de Fórmula Uno en 2005 y 2006 con Renault, abandonó la categoría reina la pasada temporada en busca de “nuevos retos”, y ahora afrontará su debut en esta icónica competición tan distinta y que vive un histórico cambio con su aterrizaje en el país árabe.

La empresa francesa Amaury Sport Organisation (ASO) decidió abandonar Sudamérica rumbo a Arabia Saudí en busca de estabilidad, firmaron por cinco años y ya hay planes de ampliación a países vecinos como Jordania y Egipto, y para recuperar el espíritu aventurero frente a lo desconocido que echaban de menos de la época africana.

La compañía organizadora del Dakar está inmersa en su último viaje de reconocimiento del recorrido para la elaboración del libro de ruta y delimitación de etapas, que se presentarán el próximo 20 de noviembre en el Instituto del Mundo Árabe de París (Francia) y que contarán con aspectos diferentes a pasadas ediciones.

Presentación del equipo Toyota para el Dakar 2020 | TOYOTA

Condiciones distintas y desconocidas que, según aseguró Fernando Alonso, le benefician tanto a él como a Marc Coma: “En cierta medida que sea nuevo para todos no puede ser malo para mí, que no tengo experiencia. Pero si hubiese sido en Sudamérica o en otro sitio donde ellos ya tuvieran el terreno más por la mano, hubiera sido una pequeña desventaja para mí, así que ahora partimos todos de cero y no puede ser malo”.

Una de las principales razones para el cambio a Arabia Saudí fue su extenso desierto que les permitiría “hacer una carrera totalmente diferente cada año”, según han reconocido a EFE fuentes de ASO, y por tanto el recorrido tendrá una gran presencia de arena en todas sus etapas.

Componente que afecta directamente a una de las características principales del Dakar como son las dunas. No serán tan peligrosas y tan abundantes como en la última edición en Perú, en la que los agujeros tras ellas pillaron por sorpresa a algunos participantes, pero sí que serán más difíciles de hacerlas perdiendo la menor cantidad de tiempo posible y, sobre todo, sin quedarte atascado entre ellas.

Tras el Dakar de Perú, se ha planteado una carrera dividida en 12 etapas con más distancia a recorrer para aprovechar la extensión del desierto y que contará con tramos de altas velocidades.

Según EFE, la organización elaboró un recorrido que en la primera semana será rápido y que, salvo imprevisto, mantendrá a todos los participantes con opciones; mientras que en la segunda subirá la dificultad con dunas más grandes que pondrá de verdad a prueba a pilotos y copilotos y donde se jugarán la victoria.

Tanto Alonso como Coma, ambos debutantes ya que Marc lo hará como copiloto en coches tras ser campeón en la categoría de motos en 2006, 2009, 2011, 2014 y 2015, tendrán que lidiar con temperaturas muy variables en el desierto saudí que irán de los 25 y 30 grados en las horas centrales del día a no superar los diez por la noche, con una sensación térmica mucho menor.

La 42ª edición del Dakar arrancará el próximo 5 de enero en Jeda y, tras una jornada de descanso en Riad después de la sexta etapa, concluirá en la capital de Arabia Saudí el 17 de ese mismo mes.