Sin Jaque Mate. Los pilotos del Mundial de Rallies miraban a la cita británica como uno de esos escenarios en los que una de las torres podía caer antes de elegir al rey de esta temporada 2019, sin embargo, los tres candidatos al título se han mantenido imperturbables, incluso en las condiciones meteorológicas más complejas. Los siete tramos del sábado sería una lucha sin cuartel que terminaría por coronar provisionalmente a Ott Tának a la espera de los cinco tramos o 38 kilómetros competitivos, que restan por completar este domingo.

El piloto de Toyota GAZOO Racing no tendría una jornada limpia en su totalidad. Copilotado por Martin Järveoja, el líder del Mundial trataba de llevar la carrera a uno de sus habituales tirones del sábado, sin embargo, además de la resistencia puesta por Thierry Neuville y Sébastien Ogier, también tenía que lidiar a la hora de escuchar a su compañero de habitáculo. La pérdida del paragolpes trasero en su Yaris WRC derivaba en que gran parte del sonido del escape y de las piedras se colara dentro, neutralizando prácticamente por completo la capacidad de los intercomunicadores.

Thierry Neuville escalaba a la 2ª plaza tras una tarde perfecta | Hyundai

Cuando solo restan los cuatro tramos y la Power Stage del domingo, Tänak tiene 11 segundos de renta sobre el piloto belga de Hyundai, mientras que Ogier cae a 17,3. Kris Meeke, líder inicial de la prueba galesa, no podía replicar el ritmo de los tres tenores del WRC, lo que le lleva a estar a 26,5 segundos de Tänak, prácticamente en tierra de nadie al tener 20 de renta sobre la apasionante batalla que mantienen Andreas Mikkelsen y Elfyn Evans por la quinta plaza de las clasificación final.

El local, mejor representante de M-Sport Ford WRT, conseguía tres scratchs en el bucle matinal, algo que le permitía superar de una tacada a Craig Breen, protagonista de un aparatoso vuelco, y a Teemu Suninen. El finés entró en barrena después de ser superado por su compañero en la estructura de Malcolm Wilson, cometiendo una serie de errores que lo llevaban a estar tras el 17º tramos a más de 3 minutos del líder.

En WRC2 Pro, Kalle Rovanperä enmendaba su pinchazo del viernes volviendo a superar a un errático Jan Kopecký. El veterano piloto checo, estandarte durante años de la firma Skoda, sufría un pinchazo primero y después cometía un error en forma de vuelco que le hacía ceder más de cuatro minutos con el hijo del expiloto mundialista Harri Rovanperä. Entre los privados, la batalla es muy cerrada entre Petter Solberg y Pierre-Louis Loubet, ambos separados por otros R5 no inscritos dentro de la categoría como Nikolay Gryazin o el “british talent”, Toma Cave.

está muy cerca de ser Campeón del Mundo Júnior | M-Sport

En cuanto al Mundial Júnior, las cosas se le han puesto muy bien a Jan Solans tras un pinchazo de Tom Kristensson por la mañana. El catalán tiene más de tres minutos de renta sobre el escandinavo, lo que a la postre le da matemáticamente el título del JWRC si mantiene la posición y por mucho que el sueco sume todos los scratchs restantes.