Centímetros Cúbicos » Competición

Centímetros Cúbicos

El sueño del Dakar se complica para Toyota a las primeras de cambio

El sueño del Dakar se complica para Toyota a las primeras de cambio

CC-Nasser-Toyota-Dakar-2017.jpg

Centímetros Cúbicos Nasser Al-Attiyah

Publicidad

Parece increíble que una marca de tal tradición en el mundo del todo terreno como Toyota jamás haya ganado el Dakar en categoría absoluta de coches. Pero así es, pese a muchos triunfos entre los T2 (vehículos de serie), a los japoneses se les resiste el Dakar casi tanto como otra de sus grandes espinas clavadas: . Y por desgracia tras sólo tres días de competición todo apunta a que tendrán que esperar a 2018. Las Hilux preparadas por Imperial Toyota (importador sudafricano) y Overdrive (sociedad belga dirigida por Jean-Marc Fortin) se las prometían muy felices. El nuevo reglamento técnico de la FIA les daba vida frente a los buggies diésel de Peugeot y hasta decidieron al ver la competitividad de Nasser Al-Attiyah en la Copa del Mundo de Todo Terreno, donde se hizo con el título y batió al Peugeot 3008 DKR de Carlos Sainz en Marruecos.

CC-Giniel-Toyota-Dakar-2017.jpg
Giniel de Villiers | Centímetros Cúbicos

Pero fue llegar a Sudamérica y cruzarse todo. Nasser Al-Attiyah se impuso en la primera etapa pero a un precio quizá excesivo: tuvo que completar los últimos diez kilómetros de especial con un conato de incendio en el motor, un problema que ya había sufrido su compañero Giniel de Villiers en entrenamientos. Y un par de días más tarde llegó el primer gran revés. En cuestión de minutos, cuando la tercera etapa del Dakar 2017 llegaba a su fin, se pararon todos los Toyota Hilux con opciones de victoria final. Nasser Al-Attiyah arrancó una rueda y perdió más de dos horas, tomando una vez en el vivac la decisión de abandonar. Giniel de Villiers sufrió problemas de presión de gasolina y se dejó media hora. Nani Roma no salió tan mal parado, pero llegó a meta a un cuarto de hora de Stéphane Peterhansel. Y si alguien depositaba confianza en alguno de los numerosos privados a los mandos de Hilux, incluso alguno como Erik van Loon se dejó un mundo en este miércoles fatídico para Toyota.

CC-Nani-Toyota-Dakar-2017.jpg
Stephane Peterhansel, Nani Roma | Centímetros Cúbicos

Sí, en un Dakar diferencia de quince o treinta minutos son recuperables y por ello no podemos descartar aún un gran resultado final de Nani Roma o Giniel de Villiers. Pero tampoco es posible olvidar que frente a los Toyota se encuentra un equipazo como es Peugeot Sport. Por algo en medio de las dificultades de los Hilux los 3008 DKR de Peterhansel, Sainz y Loeb firmaron el doblete. Y a medida que avance la prueba vendrán terrenos en altura y dunas, favorables a los buggies franceses. Para batir a las grandes dinastías del Dakar, ya sea KTM, Mitsubishi, Volkswagen, o Kamaz, es necesario realizar una carrera perfecta de principio a fin. Y por desgracia este Dakar 2017 se le ha puesto muy cuesta arriba a Toyota cuando más al alcance de su mano lo creían tener. Veremos si hay capacidad de reacción.

Publicidad