Después de un descanso de prácticamente tres meses, la Blancpain GT World Challenge America volvió a la acción el pasado fin de semana en el circuito de Watkins Glen, famoso escenario estadounidense de carreras de la NASCAR, IMSA, IndyCar… e incluso la Fórmula 1 desde principios de los años 60 hasta principios de los años 80. Allí estuvo presente una vez más Andy Soucek, que cumplió al volante del Bentley número 9 de K-PAX con dos segundos puestos que serían ideales de no ser por la doble victoria del Ferrari número 61 que encabeza la general cada vez con más ventaja.

En situación normal, esta doble victoria del coche de R. Ferri Motorsport sería una gran noticia para Miguel Molina, quien encabezaba la general hasta el parón veraniego junto al finlandés Toni Vilander. La diferencia esta vez es que el catalán estuvo en la cita inaugural de la temporada 2019-20 del WEC, por lo que tuvo que perderse la vuelta del verano del campeonato americano. La doble victoria de Toni Vilander y su compañero para esta prueba, Daniel Serra, hace que Molina no pueda ya optar al título. A fin de cuentas, pase lo que pase Vilander siempre tendrá más puntos y sería campeón de pilotos en solitario.

En la primera carrera, la victoria de Vilander y Serra en su Ferrari 488 GT3 se produjo por algo menos de tres segundos sobre Andy Soucek, que sigue compartiendo coche con el portugués Álvaro Parente. El tercer puesto fue para el otro Bentley de K-PAX, el número 3 de Rodrigo Baptista y Maxime Soulet. Este resultado ayudaba al segundo Continental GT3 a situarse también en una pelea por el título que hasta el momento había estado reservada para los coches en los que pilotaban los ases españoles y el Porsche número 58 de Wright Motorsports (cuarto en la primera carrera del fin de semana).

Salida del Blancpain America 2019 | BENTLEY

La segunda carrera no tuvo grandes sorpresas, repitiendo el orden de llegada de la primera. De esta forma, Toni Vilander y Daniel Serra volvieron a imponerse en el Ferrari número 61 al Bentley número 9 de Andy Soucek y Álvaro Parente, mientras Rodrigo Baptista y Maxime Soulet completaban el podio en tercera posición. Esta vez las distancias fueron ligeramente mayores entre los integrantes del podio, aunque el Porsche número 58 de Patrick Long y Scott Hargrove sí estuvo algo más cerca, manteniendo la cuarta posición. Su distancia con respecto al quinto clasificado en ambas carreras demuestra el alto nivel de los cuatro coches que han dominado el campeonato hasta el momento.

La clasificación general sufre algunos cambios interesantes, con un Toni Vilander que ahora es líder en solitario con 198 puntos. El doblete le sitúa 28 puntos por delante de Andy Soucek y Álvaro Parente, que deberán reaccionar en la próxima cita si quieren poder contar con alguna opción de llevarse el título. Miguel Molina queda lógicamente en tercera posición a 50 puntos de su compañero, con Rodrigo Baptista y Maxime Soulet 8 puntos más atrás. Esta situación deja a los primeros dos coches con opciones reales, siendo los demás ya meros comparsas aunque mantengan posibilidades matemáticas.

La espera hasta la próxima cita no será tan larga como en la última ocasión, puesto que la penúltima ronda del calendario tendrá lugar entre los días 20 y 22 de septiembre en Road America. Allí podría decidirse el campeonato, aunque lo más probable es que haya que esperar hasta la última reunión entre los días 18 y 20 de octubre en el óvalo de Las Vegas (competirán en el 'infield'). Lo único que está claro es que el título será para uno de los coches en los que ha competido un piloto español a lo largo de 2019. Solo faltará por ver si el trofeo se lo lleva de verdad un piloto de casa o queda en solitario para Toni Vilander, el gran favorito para ponerse la corona.