Era uno de los pilotos más queridos dentro de la familia de las dos ruedas dentro del vivac del Rally Dakar y así lo han demostrado todas las muestras de profundo respeto y de cariño que se han producido después de conocer el fallecimiento de Paulo Gonçalves tras una caída sufrida por el 'motard' luso en la séptima jornada competitiva del Dakar 2020. La decisión por parte de ASO no se ha hecho esperar demasiado después de hablar con los competidores y tantear el estado anímico de ellos: no habrá octava etapa para los pilotos de motos y de quads.

Tras pasar la etapa más larga programada para la edición de este año, la organización del rally-raid más famoso del planeta había programado para hoy la octava etapa en un bucle en torno a la localidad de Wadi Al’Dawasir. Un total de 716 kilómetros de los cuales 477 iban a ser contra el crono. Sin embargo, el fallecimiento de Gonçalves ha dejado en shock a todo el vivac, razón por la que han decidido cancelar la disputa para ambas categorías, mientras que coches, camiones y los Side-By-Side seguirán con el plan previsto.

Laia Sanz, Gerard Farrés, Carlos Sainz, Fernando Alonso y hasta el propio Marc Márquez, el cual coincidió con Paulo Gonçalves en varias ocasiones en el Thanks Day de Honda, han mostrado sus condolencias para familia y amigos del piloto luso, mientras que algunos de los más afectados han sido sus excompañeros de Honda, con Joan Barreda y Kevin Benavides. Ambos reconocieron estar completamente destrozados después de conocer la noticia de su fallecimiento.

Benavides y Barreda completamente destrozados

En ambos casos esto se produjo durante una de las neutralizaciones obligatorias, con Kevin Benavides, ganador de la etapa finalmente después de que le devolvieran el tiempo al estar parado en el lugar del accidente, reconociendo que cuando estuvo junto Gonçalves no pudo conocer su identidad, pensando en un primer momento que se podría tratar de su compañero de equipo en Hero MotorSports, Joaquim Santos, el cual también se quedaría muy afectador al ver a su compatriota sin vida.

Tras asumir la noticia, el salteño, piloto del equipo Honda, completaría los 70 kilómetros con Paulo en el recuerdo, atacando entre lágrimas para alzarse con la rabia de la noticia finalmente con el triunfo parcial. Superó en meta a un Joan Barreda que había sido proclamado en un inicio como ganador de la jornada hasta la rectificación de tiempos. El argentino tuvo que abandonar el pasado viernes por problemas de motor, pero se pudo reenganchar a la carrera para poder seguir peleando por victorias de etapa, pero ya fuera de ser una alternativa para la general.

Otro de los que vería su tiempo devuelto sería precisamente el dos veces ganador del Dakar, Toby Price. El australiano, que está en plena defensa de título, era el primero en llegar al lugar del accidente, estando más de hora y cuarto junto a Gonçalves. Fue el primero que activó el botón rojo para requerir la asistencia médica urgente que llegaría solo unos minutos más tarde en helicóptero. Nada se pudo hacer ya por Paulo. Price recuperaría el tiempo, terminando el día a siete minutos de Benavides, aunque obviamente para muchos de ellos se hará muy complicado volver al manillar de sus monturas el próximo martes para afrontar la primera de las últimas cuatro etapas del Dakar 2020.