¿Hay lugar para las carreras de coches voladores? Aunque más tarde de lo que pronosticaron algunos pensadores o artistas en el Siglo XX, la era de los vehículos para el aerotransporte individual parece estar cada vez más cerca y ya no es raro que fabricantes como Audi o Toyota se hayan involucrado en proyectos con departamentos de ingeniería o con la mismísima Airbus que empiezan a dar una gran dosis de verosimilitud a una propuesta que hace cinco años parecía una utopía.

Serán carreras con formato ePrix | Airspeeder

Si se espera que sean protagonistas en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y en los de París 2024, algunas iniciativas privadas han puesto sus puntos de mira todavía más alto, en la búsqueda de la que puede ser la primera competición de quadcópteros de escala completa que se celebre en el mundo. Presentado en el Festival de la Velocidad de Goodwod con el Duque de Richmond como testigo, el Airspeeder se ha mostrado, complementado por la primera demostración pública (no tripulada) frente a los allí presentes y con la muestra del Mk IV, un octocóptero también construido por el mismo equipo que se encuentra detrás de las series.

Simulación de un pit stop en el Airspeeder 2020 | Airspeeder

Al igual que otras novedosas propuestas durante los últimos años como la Fórmula E, ROBORACE o el Extreme E, los responsables del Airspeeder esperan que algunos de los principales fabricantes automovilísticos mundiales sean atraídos por esta propuesta que podría comenzar por todo lo grande si se confirma que finalmente habrá un Campeonato del Mundo en 2020 con cinco equipos conformados por un total de 10 pilotos que se encargarán de pilotar esta especie de drones gigantes eléctricos con estructuras tubulares y más de cuatro metros de longitud.

Las primeras dos carreras celebradas en el marco de Goodwood 2019 se han celebrado con dos unidades del Mk II, capaces de alcanzar velocidades de hasta 100 km/h y un promedio de cuatro metros por encima del suelo. La futura llegada del Mk.IV supondrá un salto de cualidades al duplicar la configuración de rotores, en este caso se espera que pueda superar los 200 km/h y lanzarse por encima de los nueve metros de altitud. Pesarán aproximadamente 250 kg y serán propulsados por ocho motores de 50kW.

Demostración pública del Airspeeder en Goodwood | Airspeeder

Los creadores, la startup australiana Alauda Racing, apuntan a que Airspeeder combina el espíritu de la Fórmula E, el drama de las carreras aéreas y el glamour de la Fórmula 1 en un intento de mostrar una competición completamente distinta a todo lo visto anteriormente. Los riesgos son evidentes, por lo que el propio constructor proveerá el software de última generación para evitar colisiones, mientras que los pilotos contarán con la ayuda de la realidad aumentada para poder tener una visión también por debajo de la cabina.

En contraposición, la imagen recuerda inevitablemente a los monoplazas de los Grandes Premios de la década de los sesenta, precisamente la última era antes de la irrupción de los alerones, en un claro guiño hacia la que muchos consideran como una de las épocas doradas del Gran Circo. También habrá guiños en los escenarios elegidos para las carreras, apuntando que las pruebas se realizarán en “lugares emblemáticos del motorsport”, con transmisiones en vivo de forma global y un formato similar a los ePrix de la Fórmua E. Los primeros vuelos de entrenamiento se esperan este mismo año en el desierto de Mojave.