Carlos Sainz era uno de los grandes protagonistas del Rally Dakar que todavía no había confirmado su presencia en la próxima edición de la prueba organizada por ASO. El madrileño, que cumplió el pasado mes de abril 57 años, era uno de los pilotos inscritos dentro del Rally de Marruecos, tradicionalmente la prueba en que todos los pilotos que aspiran estar en enero en el rally-raid más famoso del planeta utilizan para coger ritmo de competición y dar los últimos retoques a sus monturas antes de que estas sean embarcadas camino de Arabia Saudí.

Copilotado por Lucas Cruz una vez más, el dos veces ganador del Dakar estará presente por segundo año consecutivo con el MINI JCW Buggy, el mismo vehículo con el que trato de defender su victoria de 2018 sin demasiada fortuna. Ese Dream Team formado por X-Raid parece que mantendrá su segundo pilar, con Stéphane Peterhansel llegando mucho más rodado después de haber competido recientemente en el Rally de Kazajistán junto a su esposa, Andrea, la cual le hará las veces de navegante por primera vez en un rally de dos semanas.

Carlos Sainz Dakar | X-Raid

A falta de confirmación y siempre supeditando su presencia en el Dakar a las opciones de victoria que pueda tener, Sainz disputaría su 13ª edición, la octava al volante de un coche de propulsión. Sin noticias de Cyril Despres, X-Raid parece haber realizado una completa reestructuración de plantilla, pasando también por la salida de Nani Roma de la estructura MNI JCW Rally para recalar en Borgward junto a Dani Oliveras. El ya excopiloto del de Folgueroles pasará a la estructura de Toyota GAZOO Racing como mano derecha de Giniel De Villiers, ganador del Dakar de 2009, el primero que se disputó sobre suelo sudamericano.

Precisamente Haro será uno de los miembros de la particular ‘spanish mafia’ que ha reclutado Toyota, ya que además del experimentado copiloto tendremos también a Fernando Alonso y Marc Coma formando tándem por ahora para la cita marroquí, a la espera de que se confirme su presencia también en el Dakar 2020 con una de las Toyota Hilux V8 4x4. Después de que Peugeot Sport y MINI X-Raid hayan completado unas alineaciones de ensueño durante los últimos años, la firma nipona podría buscar su segundo Dakar consecutivo con un bloque formado por Nasser Al-Attiyah, Alonso y De Villiers.

En el caso de X-Raid, los esfuerzos parecen centrarse en el buggy, mientras que desde Alemania llegan rumores de una reducción del presupuesto. Además de la salida de Nani, falta por conocer el papel que jugarán Jakub Prygonski, ganador de la Copa del Mundo FIA de Rallies Cross-Country en 2018 y Orly Terranova, que mantuvo el liderato de la Copa de Bajas de este año hasta el cero de Polonia.