Centímetros Cúbicos » Competición

La firma de los cuatro aros cambiará su estrategia deportiva de futuro

Audi abandonará la Fórmula E y planea volver a Le Mans y debutar en el Dakar

Esta modificación en el rumbo en competición seguirá apostando por los programas carreras clientes y tendrá como novedad el debutar de forma oficial en el Dakar.

Audi abandonará la Fórmula E a finales de 2021

Audi Audi abandonará la Fórmula E a finales de 2021

Publicidad

Sorprendente el anuncio realizado por Audi este mediodía. La firma de los cuatro aros había confirmado recientemente que daría a conocer sus planes en competición después de que a finales de 2019 confirmara también que al igual que Volkswagen abandonaban el WTCR. Para los de Ingolstadt, el programa deportivo de fábrica se resumía a su participación en la Fórmula E, algo que no se pudo resolver recuperando el trono, ya que DS Techeetah y Antonio Félix Da Costa lograba vencer en las series, acortadas y comprimidas (las últimas seis carreras se celebraron en el aeropuerto de Berlín-Tempelhof), debido a la pandemia.

Lo anunciado por Audi suponía todo un terremoto, ya que en su comunicado oficial confirmaban que la campaña 2020-21 de la Fórmula E, la primera en la que obtendrá el estatus de Campeonato del Mundo FIA, será la última participación de la marca en las series de monoplazas eléctricos, dejando abierta la posibilidad a seguir suministrando sus trenes motrices para aquellas estructuras privadas que así lo deseen.

Audi debutará en el Dakar en 2022 | Audi

La marcha de Audi Sport del campeonato venía unida también al cambio de responsable del programa deportivo internacional de la marca, siendo Julius Seebach a partir del 1 de diciembre el que asumirá dicha responsabilidad. Con este cambio en la dirección, también se ha anunciado un gran cambio en la estrategia de competición de Audi, anunciándose que la firma hará su debut oficialmente en el Rally Dakar de cara a la edición de 2022 del popular rally-raid organizado por ASO.

Por el momento no se conocen muchos más detalles del prototipo ni del modelo en el que estará basado, sin embargo, sí que se ha dado algunas pinceladas a la configuración que empleará su tren motriz, confirmándose que “combinará por primera vez una transmisión eléctrica con una batería de alto voltaje y un convertidor de energía de alta eficiencia en forma de motor TFSI”. Audi quiere seguir empleando la competición como banco de pruebas y por lo tanto estiman que es necesario alejarse de la Fórmula E y centrarse en el rally-raid más duro del planeta donde esperan mejorar permanentemente el rendimiento de la transmisión eléctrica y la batería en los próximos años para que toda esta experiencia acumulada termine llegando también a los vehículos de calle.

Las noticias por parte de la compañía no han terminado ahí, dejando en una de las partes de su comunicado su intención de regresar al mundo de la resistencia aprovechando que IMSA y ACO han diseñado una reglamentación convergente para que los Hypercars que correrán a partir del próximo año en el Mundial de Resistencia también puedan enfrentarse a los que serán los sustitutos de los Dpi en Norteamérica, bautizados con el nombre de LMDh, siglas de Le Mans Daytona hybrid.

La firma abandonó el WEC a finales de 2016 | Audi

Así lo confirmaba Julius Seebach: “Nos estamos preparando intensamente para ingresar a la nueva categoría de prototipos deportivos LMDh con sus carreras más destacadas, las 24 Horas de Daytona y las 24 Horas de Le Mans”. Esta decisión de Audi pone de nuevo a la disciplina de las carreras de resistencia en el lugar en el que estaban antes de la gran evasión producida entre los equipos que participaban en LMP1-H. Audi Sport fue uno de los primeros en abandonar la competición, cuando en 2016, junto a Volkswagen Motorsport, ambas decidieron cerrar sus programas deportivos más importantes en el WEC y el Mundial de Rallies tras el escándalo de las emisiones.

De esta forma, las 24 Horas de Le Mans ya empiezan a soñar con lo que de nuevo puede ser un duelo por todo lo alto entre los LMH o Hypercars de Peugeot y Toyota (además de los de SCG y ByKolles dos equipos de menor calado), con los LMDh de Audi, Porsche y McLaren, siendo estas dos últimas otras dos marcas que han reconocido abiertamente encontrarse muy interesadas en el concepto técnico que les permitiría competir tanto en el Campeonato IMSA como en el WEC. Ferrari, al igual que Porsche y McLaren, tampoco ha dado su veredicto definitivo sobre un posible programa en resistencia, aunque en su caso sería la normativa LMH (Le Mans Hypercar), la que mejor se adaptaría a su filosofía de carreras.

Publicidad