El fin de semana en Mónaco fue incluso más especial. Si Jean-Éric Vergne se convertía en el primer piloto capaz de repetir victoria en esta categoría quinta temporada de la Fórmula E, la acción entre bambalinas fue incluso más importante. Si BMW mostraba el i8 Roadster Safety Car en la antesala del ePrix, Aston Martin no se quedaba atrás y elegía la capital del Principado para mostrar por primera vez su nuevoAston Martin Rapide E.

No estaban representados en ninguna de las competiciones, sin embargo, la firma alada no quiso perder la oportunidad de presentar su primer vehículo 100% eléctrico de producción en un escenario perfecto para ello, con las series de monoplazas alimentados por baterías más importante de la actualidad. Allí, el Rapide E compartió el trazado short que emplearon los coches de competición solo unos minutos más tarde para dar sus primeras vueltas en público.

Aston Martin Rapide E en el ePrix de Mónaco | Aston Martin

Lo hacía con una decoración específicamente elegida de la empresa de relojes Tag Heuer, ambos socios de Red Bull Racing en la Fórmula 1, y con el responsable de su desarrollo, Darren Turner (tres veces ganador de las 24 Horas de Le Mans) al volante. Los más afortunados incluso se pudieron subir al asiento de la derecha para experimentar un momento único, el primer Aston Martin Rapide E rodaba a toda velocidad sobre el asfalto de Mónaco en su debut dinámico, acercándose a los muros en lugares tan icónicos como la zona de la piscina o La Rascasse.

En cuanto al coche, ya se conocen prácticamente todos los detalles, con este cuatro puertas siendo propulsado por dos motores eléctricos que generan entre ambos 612 CV de potencia y un par brutal de 950 Nm. Precisamente Turner ha aclarado que Aston Martin ha trabajado para que estas características de un tren motriz eléctrico no hicieran perder la filosofía dinámica que han caracterizado a los modelos de la firma británica.

Aston Martin Rapide E | Aston Martin

En lo que respecta a la batería, Aston Martin confirmaba que Williams Advanced Engineering es la responsable de producir una batería con una arquitectura eléctrica de 800 voltios, encerrada en una carcasa de fibra de carbono y Kevlar que aloja hasta 18650 pilas. Situado en el mismo lugar en el que debería estar el motor V12 de 6.0 litros, la caja de cambios y el depósito de combustible en las versiones de propulsores térmicos.

Aston Martin apunta a que su autonomía media estará por encima de los 320 kilómetros, algo de lo que se tratará de encargar una Williams que fue la primera suministradora de baterías para la Fórmula E y que ahora ha sido confirmada para hacer lo mismo en el e-TCR y el Extreme E. En total 155 unidades del Aston Martin Rapide E que se comenzará a producir en el cuarto trimestre de 2019 en las instalaciones de Aston Martin Lagonda en St Athan, Gales.