El circuito de Autopolis es uno de los más remotos en el calendario del Super GT. El pasado fin de semana el campeonato se dirigió allí para su sexta carrera de la temporada, con las peleas por los títulos de ambas clases abiertas aún. Allí, Lexus volvió a estar por encima de sus rivales, esta vez con victorias tanto en GT500 como en GT300. En la clase principal, la marca iguala su mejor registro de victorias consecutivas con cinco, al igual que entre finales de 2016 y principios de 2017. Además, está a un solo triunfo de igualar el récord histórico en manos de Honda entre 1998 y 1999. Más allá de las curiosidades estadísticas, Àlex Palou logró el primer podio español en GT300 desde los tiempos de Lucas Ordóñez gracias a un peleado segundo puesto con su McLaren 720S GT3, dejando por fin atrás la mala fortuna que ha perseguido al Team Goh todo el año.

La sesión clasificatoria volvió a favorecer a Honda, que cuenta con un vehículo que funciona especialmente bien a una vuelta… pero la carrera iba a ser una historia completamente distinta. El primer Honda en caer fue el del Team Kunimitsu con una salida de pista provocada por un fallo técnico que trajo el coche de seguridad en la vuelta 3. Tras la resalida, el coche del ARTA empezó a sufrir degradación de neumáticos, perdiendo posiciones una tras otra. Al final, el Honda número 17 del Real Racing era el único en aguantar el tipo pero la lluvia que llegó cerca del último tercio de carrera lo alteró todo tanto a nivel de repostajes como en lo referente a qué gomas montar. Así, tras las paradas en la vuelta 39, el Lexus número 39 del Team Sard tomaba la delantera con Yuichi Nakayama al volante tras bajarse Heikki Kovalainen, campeón del 2016.

Podio GT 500 Autopolis 2019 | GT Association

La diferencia estaba en que el Lexus había montado neumáticos rayados mientras el Honda seguía con gomas lisas. La situación se volvió tan crítica que los GT500 con neumáticos para seco eran más lentos que los GT300 con neumáticos para pista mojada. Al final, la presencia de dos coches de seguridad ralentizó la carrera y permitió que todo se igualara más, al permitir que la pista se secara en las últimas vueltas. Yuichi Nakayama mantuvo la cabeza fría para marcar un ritmo estable con unos neumáticos no adecuados para la pista que se estaba secando y al final logró ver la bandera de cuadros en primera posición para llevarse la victoria junto a Heikki Kovalainen. Apenas tres segundos por detrás, Bertrand Baguette llegó en segunda posición en el coche que compartía con Koudai Tsukakoshi. Pero seguramente es en la tercera posición, donde está el auténtico milagro.

A falta de una vuelta y dos curvas para el final, el Lexus KeePer TOM'S número 37 ocupaba la séptima posición. Una sola curva más tarde, el excelente Ryo Hirakawa se situó en sexta posición para empezar una última vuelta frenética. Curva tras curva y con neumáticos lisos, el japonés iba devorando segundos y robando puestos a sus rivales. Menos de dos minutos después, cruzaba la línea de meta por última vez en una inesperada tercera posición en el coche que comparte con Nick Cassidy. El resultado les deja a ‘solo’ diez puntos de los líderes de la general, Kazuya Oshima y Kenta Yamashita, sextos en Autopolis. El campeonato en GT500 es cosa de dos salvo sorpresa, con solo dos carreras para el final... aunque si algo tiene el Super GT es que a lo largo de los años se han visto muchas sorpresas en las últimas carreras de temporadas muy movidas.

Àlex Palou Podio Autopolis 2019 | GT Association

La clase GT300 tuvo a varios protagonistas en una jornada con dos mitades de carrera muy marcadas. Desde prácticamente el primer momento, el Honda NSX número 55 del ARTA que encabeza la clasificación general estuvo en cabeza pero al llegar la lluvia en el último tercio de carrera, las cosas empezaron a complicarse. Primero, los líderes de carrera sufrieron una sanción por ‘unsafe release’ en los boxes. Luego llegó el caos con las estrategias distintas de lidiar con la lluvia. En el Team Goh decidieron que su McLaren tenía que montar neumáticos rayados y ahí llegó el momento para que Àlex Palou brillara por fin en las condiciones adecuadas. El español se lanzó a por la cabeza de carrera y a falta de cinco giros se situó en primera posición. Desafortunadamente, por detrás venía un coche con un estrategia mucho más arriesgada que acabó siendo la ideal para llevarse la victoria.

Se trataba del Lexus RC F número 60 del equipo LM Corsa. Allí estaba Hiroki Yoshimoto, celebrando su carrera número 100 en el campeonato y habiendo tomado el riesgo de mantener neumáticos lisos. Durante muchas vueltas tuvo que aguantar el tipo pero en cuanto la pista comenzó a secarse, el coche japonés era hasta diez segundos más rápido por vuelta que los líderes. Ante eso no había nada que hacer y Palou solo pudo ver como Yoshimoto le adelantaba por el exterior a falta de menos de tres vueltas para la bandera de cuadros con un coche mucho más ágil en condiciones de semi-seco. Al final, Yoshimoto se llevó la victoria junto a su compañero, Ritomo Miyata. El segundo puesto fue para un satisfecho Àlex Palou junto a su compañero Seiji Ara. La tercera posición fue para el Lamborghini Huracan de Takashi Kogure y Yuya Motojima. En la general, sigue habiendo cuatro coches separados por apenas 6,5 puntos. Por su parte, Palou es ahora décimo noveno. La próxima cita, penúltima del certamen, será los días 21 y 22 de septiembre en Sugo.