¡A la cuarta va la vencida! Àlex Palou demostró el pasado fin de semana que en su caso habrá que reescribir el dicho popular ya que después de un complicado inicio de temporada en la Super Fórmula, su cuarta participación allí trajo por fin el resultado que se esperaba desde la primera ronda. El catalán logró una victoria que no solo es importante por lo que le supone a nivel deportivo sino también por la forma en la que lo logró. Palou fue rápido todo el fin de semana tanto en condiciones de seco como en mojado y el día de la carrera brilló con luz propia en un día en el que la lluvia torrencial complicó el trabajo para todos los participantes. Palou supo manejar una carrera en la que era muy fácil cometer un error y ganó la carrera desde la pole, liderando todas las vueltas y firmando el giro más veloz.

Pero si tras bajarse del coche la mayor sonrisa del circuito de Fuji era la de Àlex Palou, la segunda cara más alegre tenía que ser la de su jefe de equipo, Satoru Nakajima. El padre de Kazuki Nakajima, compañero de Alonso en su etapa en Toyota, es uno de los ‘capos’ más destacados en Japón pero en temporadas recientes había visto como su equipo caía en la irrelevancia. Aunque en el Super GT aún llegó alguna victoria suelta en temporadas recientes, en los monoplazas la fortuna de este equipo con una larga trayectoria había quedado fuera de toda pelea por ganar. De hecho, antes del triunfo de Palou, la última victoria de Nakajima Racing había sido el 18 de abril de 2010 con Takashi Kogure venciendo en Suzuka.

Más allá incluso, Palou le trajo a Honda la satisfacción de ganar en casa del rival (el circuito de Fuji pertenece a Toyota) por primera vez desde 2009, curiosamente un hito también logrado por un piloto de Nakajima Racing: Loïc Duval en ese caso. Contra ellos fue la gran pelea del pasado domingo, puesto que en una carrera bajo la lluvia el consumo pasó a ser el punto de mayor importancia. En la Super Fórmula están permitidos los repostajes y en las carreras en seco los pilotos necesitan cargar carburante durante la carrera para ver la bandera de cuadros. No es así en las carreras bajo la lluvia, en las que hay menos consumo y existe la posibilidad de completarlas sin pasar por boxes. Los motores Toyota consumen menos que los Honda como el que monta Palou, así que tuvo que pasarse la carrera ahorrando.

Honda le gana la batalla a Toyota | Toyota

El fin de semana, que tenía la novedad de contar con el mexicano Patricio O’Ward en el coche número 15 del Team Mugen tras el despido de Dan Ticktum del programa de Red Bull, comenzó ya de la mejor manera para Palou al firmar el mejor tiempo de los entrenamientos libres. El español sabía que su ritmo era bueno… pero al llegar el sábado, la sorpresa fue la presencia de la lluvia para la sesión clasificatoria. Allí Palou volvió a lucirse, marcando la pole position justo por delante de Sho Tsuboi, piloto japonés que también debuta este año tras arrasar en la Fórmula 3 de su país en 2018. Se trata de uno de los rivales que tuvo Palou en ese certamen en 2017. Por detrás, Nick Cassidy partía quinto y Naoki Yamamoto, noveno, dejando las opciones de los candidatos al título algo más limitadas.

La lluvia resultó ser tan fuerte el domingo que la salida se dio detrás del coche de seguridad pero en cuanto la carrera comenzó ‘de verdad’, Palou marcó el ritmo desde el primer momento. El primer tirón le permitió escaparse hasta contar con una ventaja de unos cuatro segundos y desde ahí ‘solo’ tuvo que gestionar su propio pilotaje, el consumo de neumáticos y de carburante. Nadie se le llegó a acercar en toda la carrera, lo que permitió que Palou navegara camino a la que probablemente sea la victoria más importante de su carrera a día de hoy. Por detrás, el único piloto con alguna esperanza de batirle era un Tsuboi que anduvo toda la carrera en segunda posición aunque la mayor parte de la misma a más de siete segundos del líder.

Nick Cassidy con Toyota | Toyota

En cuanto a los candidatos al título, sus carreras fueron muy distintas. Cassidy se situó rápidamente en cuarta posición tras la salida, sabiendo la importancia de intentar estar lo más arriba posible en unas condiciones en las que una pelea podía ser algo demasiado arriesgado. El neozelandés se habría conformado con ser cuarto pero una parada a boxes de un Yuhi Sekiguchi que había sido tercero toda la prueba pero que arrancó con demasiado poco carburante como para llegar hasta el final le permitió subirse al podio. Mientras tanto, Yamamoto cometió un error mientras intentaba remontar y fue a parar lejos de los puntos. Al final, ni acabó de sentirse cómodo ni logró sacar buen partido de su coche. Acabó la carrera en undécima posición.

Los demás pilotos en la zona de puntos fueron un sólido Tomoki Nojiri que aguantó el cuarto puesto, un Kazuki Nakajima que logró sus primeros puntos del año, Kamui Kobayashi tras una excelente remontada en la que protagonizó peleas con pilotos de todos los estratos de la carrera, Hiroaki Ishiura y el propio Sekiguchi que al final solo pudo ser octavo. La carrera solo vivió el abandono de Lucas Auer, mientras el debutante Patricio O'Ward supo mantener su cabeza fría para acumular experiencia y terminar la carrera sin mayores sobresaltos. Fue décimocuarto y aunque se enfrenta a tres carreras más en las que su falta de experiencia se notará, las primeras sensaciones son positivas.

La clasificación general toma un giro muy interesante tras la cuarta carrera de un total de siete. Al no sumar ningún punto Naoki Yamamoto, su liderato pasa a ser de solo 5 puntos sobre Nick Cassidy (27 a 22). Mientras tanto, Àlex Palou firmó la gran hazaña al pasar de ser décimo tercero antes de Fuji a tercero después. Con 14 puntos, tiene esencialmente la mitad que el líder pero es consciente que una nueva victoria junto a un nuevo problema del actual campeón les dejaría prácticamente parejos. Tras él siguen Sho Tsuboi con 12 y un triple empate a 11 puntos con Yuhi Sekiguchi, Kamui Kobayashi y Kenta Yamashita. La próxima carrera llegará el 18 de agosto en el Twin Ring Motegi, circuito que Palou conoce de la Fórmula 3 pero en el que no ha rodado con el Super Fórmula. Un nuevo desafío…

Victoria de Honda en la cuarta carrerra | Honda