Centímetros Cúbicos » Competición

En 1992, Nissan logró un triunfo histórico en las 24 horas de Daytona que ningún piloto japonés ha logrado aún repetir.

Nissan, las 24 horas de Daytona y la victoria japonesa de 1992

En sus 56 años de historia, las 24 horas de Daytona solo han visto una victoria 100% japonesa, la de 1992 con Nissan y un equipo completamente nipón.

Nissan 24h Daytona 1992

motor.atresmedia.com Nissan 24h Daytona 1992

Publicidad

Àlex Garcia | Madrid
| 21.01.2019 12:11

Las 24 horas de Daytona de 2019 suponen el inicio de la era 'post-F1' de Fernando Alonso. El asturiano es piloto Toyota en el WEC pero en Estados Unidos correrá con un Cadillac del equipo de Wayne Taylor Racing. Junto a él estarán Jordan Taylor y Renger van der Zande pero también un Kamui Kobayashi que buscará hacer historia para el automovilismo japonés al convertirse en el cuarto piloto de su país en lograr la victoria en esta prueba. Los tres primeros lo hicieron juntos en la edición de 1992 al volante de un Nissan R91CP.

En un momento complicado para el automovilismo, las 24 horas de Daytona habían sobrevivido gracias al apoyo y el patrocinio de Rolex, iniciado en 1991. Para 1992 la inscripción se quedó en un relativamente bajo número de participantes con solo 49 coches en pista. Entre ellos, el Nissan número 23 del equipo NISMO, la estructura oficial de la marca. El nuevo modelo no estaba aún listo así que sus pilotos se pusieron a los mandos del ya conocido R91CP con especificación de Le Mans (igual a la del campeonato japonés de prototipos). El coche japonés con el mítico número 23 se sumaba a los dos R90CK y el R91CK de Nova Engineering.

Hoshino Hasemi Suzuki Nissan 24h Daytona 1992 | motor.atresmedia.com

Los tres hombres elegidos por Nissan y que acabarían ganando la carrera eran Masahiro Hasemi, Kazuyoshi Hoshino y Toshio Suzuki en una alineación de lujo con dos expilotos de Fórmula 1 y uno que lo sería al año siguiente. La pole position fue para el Eagle Mk III con motor Toyota del equipo All American Racers de Dan Gurney en el que militaban Juan-Manuel Fangio II, Andy Wallace y Kenny Acheson, mientras el Nissan número 23 era segundo. Algo más atrás, Fermín Vélez partía desde la décimo séptima posición en el Kudzu DG-1 con motor Buick de Scandia Engineering. El español compartía coche con Andy Evans, Lon Bender y Dominic Dobson y optaba a la victoria en su clase.

Al término de la primera vuelta, el Nissan era ya líder de carrera, una posición que mantuvo durante la totalidad de la carrera a excepción de dos horas en las que cedió la cabeza a otro coche de la marca, ayudado por los problemas del único Porsche que llegó a preocupar a los japoneses. Pero curiosamente, el equipo no consideró sus faros frontales como uno de los elementos más importantes de su carrera. Desarrollados por Ichikoh, los faros de alta intensidad de descarga (HID en inglés) contribuyeron a la comodidad del pilotaje nocturno. Tanto es así que tras la carrera el equipo Jaguar que había obtenido la segunda posición con su XJR-12D ofreció a Nissan un cheque en blanco para tener acceso a la tecnología.

A pesar de todo, la carrera no estuvo exenta de drama y es que el circuito de Daytona está muy cerca de la playa y el viento durante la carrera hizo que algo de arena llegara al circuito. Esta acabó bloqueando el radiador del Nissan número 23, causando un exceso de temperatura en el motor que casi les costó la carrera. El problema fue que limpiar la arena de forma convencional no era suficiente para solucionar el problema. ¿La solución? Mandar a un mecánico a una tienda cercana para comprar detergente y limpiar el radiador por completo. Una solución solo posible gracias a la ventaja de la que disponía el coche líder.

Nissan 24h Daytona 1992 | motor.atresmedia.com

Al término de la carrera, el Nissan ganador de Hasemi, Hoshino y Suzuki completó 762 vueltas para un total de 4.365 kilómetros recorridos, un registro que no se superó hasta que el año pasado el Cadillac de Mustang Sampling Racing llegó a las 808 vueltas y 4.629 kilómetros. Al término de la carrera, el único piloto español participante logró un resultado muy positivo, puesto que Fermín Vélez obtuvo la segunda posición en la clase Lights a la vez que finalizaba la prueba en sexta posición de la general. Un resultado fantástico que no tuvo la deseada réplica en una temporada que tuvo a Vélez en tercera posición final de su clase en el campeonato IMSA.

En cuanto a Japón, Toyota se llevó la victoria en 1993 con un equipo completamente americano antes de que Cunningham Racing se impusiera en 1994 con un Nissan 300ZX. Desde entonces, Japón no ha tenido el protagonismo deseado en una de las carreras más míticas del mundo del automovilismo. Este año la historia podría cambiar gracias a un Kamui Kobayashi que es el piloto más rápido de la historia de Le Mans gracias a su pole de 2017. Todo esto, con un tal Fernando Alonso que buscará hacer su leyenda aún mayor.

Nissan 24h Daytona 1992 | motor.atresmedia.com

Publicidad