El Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, dura, aproximadamente, cuatro horas. Y durante ese tipo los protagonistas son ellos: los niños de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid. Estos pequeños son los encargados de entonar y extraer cada uno de los premios, cumpliendo así el dicho de la 'mano inocente'. Y lo llevan haciendo ni más ni menos que 250 años — este será el año 251 —.

Sin embargo, no todos los niños y niñas que se presentan voluntarios —que no son precisamente pocos —a participar en el evento de Loterías y Apuestas del Estado terminan subiéndose al escenario del Teatro Real de Madrid. Solo aquellos que cumplen con una serie de requisitos: buen timbre, proyección, pronunciación clara, altura suficiente y aproximadamente ocho años, según explicó a Europa Press la directora de la residencia, Charo Rodríguez, el año pasado.

De esta forma, a partir del mes de octubre los estudiantes dedican una hora a la semana —repartida en media hora en dos días— a ensayar el Sorteo de Navidad. Durante este tiempo, los niños practican las mismas rutinas del Sorteo Extraordinario, incluyendo las diferentes situaciones que se pueden presentar el día 22— como por ejemplo que se caiga una bola—, la lectura de números y el manejo de las bolas. También se organizan las parejas ateniendo a las voces. "Buscamos que juntas empasten bien", añadió la directora.

Junto con estos ensayos, los niños de San Ildefonso también hacen una última prueba en el Teatro Real el día de antes. Y así fue como se prepararon los 21 participantes del año pasado: 11 niños y 10 niñas de entre 9 y 14 años. Como en casa sorteo, cuatro niños participaron en cada tabla: dos cantaban los premios y los números y los otro dos sacaban las bolas correspondientes. Algunos de ellos eran caras conocidas, pues siempre hay algún niño que repite y otros que se estrenan. Pero todos ellos terminan dejando huella de alguna manera.

Paula y Yanisse

Ese fue el caso de las dos niñas que cantaron el Gordo de Navidad el año pasado: Paula y Yanisse. La emoción que sintieron las pequeñas al entonar la cifra del primer premio fue tal que no dudaron en confesarse su estima delante de toda España, como puedes ver en el siguiente vídeo.

Aya y los "miiiil euros"

Otra de las pruebas de que el sorteo de la Lotería de Navidad no puede salir siempre como en los ensayos fue la entonación de los "miiiiil euros" de Aya Ben Hamdouch Chaaraqui, una de las niñas de San Ildefonso que ha participado en los últimos sorteos. Sin ir más lejos, el año pasado entonó el segundo y el primer cuarto premio, pero su momento estrella fue, sin lugar a dudas, el de 2017.

El próximo 22 de diciembre comprobaremos si la pequeña vuelve a repartir algunos de los primeros premios. Y lo hace con la gracia que la caracteriza.