El Gordo de la Lotería de Navidad, el 86.148, ha sido cantado a las 12.12 horas Paula y Yanisse. Mientras enseñaban las bolas de la fortuna a los miembros del jurado con lágrimas en los ojos, la primera no ha podido reprimir la emoción del momento. "Me voy a poner a llorar, eh", le ha dicho a su amiga y compañera.

La otra compañera no ha dudado en responderle. "No llores", ha dicho. A continuación se han lanzado bonitas frases: "Tía que nos ha tocado. Tía, te quiero un montón". "Yo también", le respondía la otra.

El Gordo se ha hecho esperar esperar este año y no ha sido hasta tres horas después del inicio del sorteo cuando Yanisse y Paula han cantado el 86.148, el número más alto de su historia y que ha llevado la suerte a los viajeros de la estación de Atocha (Madrid), a Las Palmas, Santoña y Ayamonte.

La mayoría de las series del Gordo, en total 129, se han vendido en la terminal de la estación del AVE de Madrid, en Atocha, por donde transitan cada día miles de viajeros procedentes de toda España, por lo que sin ninguna duda los millones estarán muy repartidos.

En Las Palmas de Gran Canaria, se han vendido 400 décimos y el Gordo ha dejado 160 millones en la administración de Lotería del Centro Comercial El Mirador.

En Santoña (Cantabria), Ayamonte (Huelva) y una administración de Madrid tan solo se ha vendido una serie de este número.

Algunas de las administraciones afortunadas han tenido la persiana cerrada y solo han abierto unos minutos para celebrar la noticia, en protesta por lo que los loteros consideran injustas comisiones de venta.