Las habituales colas de todos los años han dejado paso este 2020 a la soledad que rodea al Teatro Real donde se celebra el Sorteo de la Lotería de Navidad marcado por la COVID-19: solo han acudido dos personas, un hombre disfrazado de obispo y una mujer de bombo.

Y es que a pesar de que este año se ha prohibido la asistencia de público, Juan López y "La segunda Doña Manolita", como se hacen llamar, no han querido perderse el sorteo, aunque sea desde la calle.

Esta es la séptima ocasión que Juan acude al Teatro Real, pero este año lo hace con "ilusión" a pesar de la situación: "La ilusión no nos la van a quitar y este momento que pasamos aquí con los compañeros es magnífico y esperamos que el año que viene sea mejor".

Manoli, la "segunda Doña Manolita", disfrazada de bombo, lleva siguiendo el sorteo en la platea del teatro desde 2012 y este año, aunque en principio pensó quedarse en casa, al final se puso de acuerdo con Juan para acudir. "Ojalá me tocara el gordo este año estando aquí fuera. Vengo de bombo de la Lotería, a ver si me da suerte", ha asegurado a laSexta.

El Teatro Real acoge un año más el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, aunque este 2020 pasará a la historia por celebrarse sin público y con unas medidas especiales por el protocolo anticovid.

No hay público y la presencia de los medios se ha reducido en un 50%, y tampoco se podrán hacer entrevistas a los niños de San Ildefonso que, como el resto de asistentes, deberán permanecer con mascarilla y solo se la podrán quitar cuando vayan a cantar.

Comprueba aquí tu décimo de Lotería de Navidad con el Lotómetro de laSexta