Robin Williams hubiera estado encantado interpretar al profesor Lupin en la saga de Harry Potter y tener esta profunda conversación como la que recogemos en este vídeo. Pero no pudo ser. Uno de los requisitos que estableció su creadora, J. K. Rowling, era el de tener acento británico, y esa fue la razón por la que el fallecido actor americano no fue elegido en el casting.

Y como él, otros fueron rechazados por esa misma razón. La saga de Harry Potter está ambientada en un entorno británico, y la escritora quería que la interpretación de sus protagonistas fuera lo más fiel posible a sus libros. De hecho, muchas de sus localizaciones son lugares reales repartidos por Inglaterra y Escocia.

Otros actores y actrices rechazados fueron Naomi Watts, que podía haber interpretado Narcisa Malfoy, la madre de Draco Malfoy (en el vídeo aparece hablando con Snape); perdió su oportunidad debido a su oirgen Haley Joel Osment, el niño de 'El sexto sentido', que podía haber interpretado al propio Harry Potter.

Liam Aiken también optó al papel del joven mago de gafas redondas, y que finalmente fue para el británico Daniel Radcliffe.

El director de las dos primeras películas, Chris Columbus, reconoció en una entrevista que le había sido muy difícil tener que rechazar a actores y actrices estadounidenses. Él mismo tuvo que comunicárselo a Robin Williams.