Las sesiones de control al Gobierno vuelven al Congreso a pesar del estado de alarma. Estaban suspendidas desde que se inició la crisis sanitaria. El próximo miércoles 15 de abril de nuevo Sánchez y todos sus Ministros tendrán que responder a las preguntas de los grupos de la oposición.

La decisión se ha tomado en la Junta de portavoces celebrada este martes. Una amplia mayoría se ha mostrado a favor de que el Congreso recupere poco a poco la actividad parlamentaria. Incluso Unidas Podemos ha abogado por que la Cámara Baja vuelva a parecerse al Parlamento de antes del confinamiento.

El PSOE ha negado en las últimas horas el cierre del Congreso del que les acusa el Partido Popular y Vox pero finalmente han cedido a la presión. Pablo Casado ha llegado a decir en las últimas horas que no apoyaría ninguna medida del Gobierno para hacer frente al Covid-19 si no volvía el Control al Gobierno.

Incluso Unidas Podemos ha abogado por que la Cámara Baja vuelva a parecerse al Parlamento de antes del confinamiento

En las últimas semanas, Sánchez ha comparecido dos veces ante el pleno para explicar el decreto del estado de alarma así como la prórroga del mismo otros 15 días más. También varios ministros han pasado por el hemiciclo para defender las medidas económicas y sociales puestas en marcha y Salvador Illa, el Ministro al frente de la crisis sanitaria, ha pasado dos veces por la Comisión de Sanidad. Pero todo eso a la oposición le parecía insuficiente y han hablado, incluso, de que el Gobierno tenía la democracia secuestrada.

Tanto como Vox y PP hablan de victoria mientras que Unidas Podemos les acusa de ser desleales y de actuar como niños pequeños. Macarena Olona, la diputada de Vox que acusa al Gobierno de censurar la democracia pidió a Meritxell Batet por carta el pasado 10 de marzo que suspendiera toda actividad parlamentaria hasta que estuviera asegurado que la actividad en el Congreso podía desarrollarse sin riesgo para la salud.

Ese día se supo que el diputado Ortega Smith estaba contagiado y todos los integrantes de Vox decidieron ausentarse de la cámara baja ante la posibilidad de que hubiera más contagiados entre sus filas. Entonces Vox consideró oportuno cesar los plenos y las comisiones, pero ahora que sus diputados ya han terminado la cuarentena y que observan como el PP cobra protagonismo, quieren que el Congreso recupere la normalidad, olvidando que fueron ellos los que pidieron formalmente suspender toda actividad.

Los partidos sí se han puesto de acuerdo en algo: todos han votado a favor de donar 3 millones a la lucha contra el coronavirus

De hecho esta semana han vuelto a sus despachos del Congreso a pesar de poder trabajar desde casa y de que los expertos recomiendan el teletrabajo. El Partido Popular además de recuperar las sesiones de control también quiere que a partir de ahora la presencia de diputados y diputados en el hemiciclo sea mayor. Lo acordado hasta la fecha era que acudiera el 10% de diputados de cada grupo parlamentario. Pero eso ahora les parece poco.

Cayetana Álvarez de Toledo ha propuesto que de los 89 diputados y diputadas del PP vayan 45. Una propuesta que ha sentado fatal al resto de grupos. Han puesto el grito en el cielo argumentando que es innecesario y que a más gente en el congreso más riesgo de contagio.

El PP buscará un acuerdo con el resto de grupos para que todos tengan en el hemiciclo la misma representación física. Pero los partidos sí se han puesto de acuerdo en algo este martes. Todos han votado a favor de una propuesta de la Presidenta, Meritxell Batet, para que el Congreso done sus ahorros de 3 millones de euros a la lucha contra el coronavirus.