A partir del 26 de junio el uso de mascarilla en exteriores no será obligatorio. El 30,5% de la población española ya ha recibido la pauta vacunal completa y la situación epidemiológica ha ido mejorando desde que comenzó la vacunación. Aunque la variante delta del SARS-CoV-2 se está propagando con facilidad entre los jóvenes sin vacunar y es mayoritaria en varios países, los estudios preliminares apuntan a que las vacunas son eficaces contra esta y contra todas las variantes en circulación, protegiendo en casi el 100% de los casos de la enfermedad grave. A esto hay que sumarle la evidencia científica acumulada acerca de las vías de transmisión, por lo que es sabido que la probabilidad de contagio es mínima en exteriores en los que se puede mantener la distancia de seguridad. La mascarilla seguirá siendo obligatoria en interiores (tiendas, hostelería, centros escolares, oficinas…) y en el transporte público.

En algunas culturas la mascarilla es algo corriente. Cuando alguien está enfermo, aunque solo sea un resfriado, se pone mascarilla por deferencia hacia los demás. También es común usarlas en espacios muy transitados y concurridos como el transporte público. Es probable que esta costumbre se vuelva universal. Igual que la de cuidar la higiene de manos. Estas costumbres podrían servir de cortafuegos ante epidemias futuras, como en su día lo fue la cloración del agua, la medida sanitaria que más vidas ha salvado en toda la historia de la humanidad.

Aunque la mascarilla deje de ser obligatoria en exteriores, es recomendable llevar siempre una mascarilla limpia en el bolsillo por si acaso. Como norma general, siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad, se deberá usar mascarilla, incluso en exteriores.

Estas son las diez razones por las que cada día deberías llevar una mascarilla limpia en el bolsillo:

1. Necesitarás la mascarilla para entrar en cualquier lugar cerrado, para entrar en el supermercado, en las tiendas, en los bares, para hacer una gestión en el banco… Póntela antes de entrar para proteger a la gente que trabaja cara al público. Además de una medida sanitaria, es un gesto de educación tan importante como dar los buenos días.

2. Si vives en una ciudad con alta densidad poblacional puede que algunas calles estén tan abarrotadas que no puedas mantener la distancia de seguridad. En ese caso ponte la mascarilla.

3. Si estás en una terraza compartiendo espacio con personas que no son de tu burbuja de convivencia, ponte la mascarilla si no se está respetando la distancia de seguridad.

4. Si a tu alrededor hay personas consumiendo alcohol, ten en cuenta que su percepción del riesgo puede estar alterada. Ponte la mascarilla por precaución, para protegerte por si alguien incumple con la distancia de seguridad.

5. Renueva la mascarilla cada día. Las mascarillas no se pueden utilizar de un día para otro, ni se pueden desinfectar, ni se limpian solas "dejándolas ventilar". Primero porque pierden eficacia, y segundo porque son un peligro para la salud. Cámbiala aunque no la hayas usado todas las horas (4 horas las higiénicas y quirúrgicas, 8 horas las tipo FFP2). Las mascarillas se impregnan de sudor, sebo, saliva y de los microorganismos que habitan en la piel. Incluso aunque solo se hayan usado media hora, algunos de estos microorganismos van a proliferar en la mascarilla y pueden causarte problemas de salud.

6. Lleva las mascarillas de forma higiénica, no dobladas de cualquier manera en el bolsillo, porque pueden deformarse, romperse o ensuciarse. Las mascarillas son elementos de protección sanitaria que cubren las vías respiratorias y van en contacto directo con la piel del rostro, así que hay que ser escrupulosos con ellas. Pórtalas en una bolsa o sobre de papel limpio.

7. Si sientes malestar, ponte inmediatamente la mascarilla incluso en exteriores hasta que puedas aislarte y realizarte una prueba diagnóstica.

8. No des besos ni abrazos a personas de fuera de tu burbuja de convivencia. Si no lleváis mascarilla, la distancia es vuestra barrera protectora.

9. Las personas vacunadas no están contribuyendo de forma significativa a la transmisión del virus. No obstante, el máximo de inmunidad se alcanza a las dos semanas de recibir la pauta de vacunación completa. Hasta entonces deberán mantener las mismas

medidas de contención que el resto de la población sin vacunar. Deberán usar mascarilla en espacios cerrados, cuando no se pueda mantener la distancia y ante cualquier situación de riesgo.

10. Respeta a quien quiera seguir llevando mascarilla por la calle. Por respeto, ponte la mascarilla o distánciate para que se sienta segura. Esa persona lleva mascarilla para protegerse a sí misma o para protegerte a ti.