Unidas Podemos ha planteado una consulta a sus inscritos para que puedan decidir la posición del partido en la investidura de Pedro Sánchez. En esta votación se plantean dos opciones.

La primera de ellas apoya facilitar la investidura de Pedro Sánchez siempre que se forma un gobierno de coalición con un acuerdo integral en el que ambas fuerzas tengan representación proporcional a sus votos.

La segunda opción es favorable a hacer presidente a Pedro Sánchez aceptando la propuesta del Partido Socialista de un gobierno diseñado únicamente por ellos y en el que habría colaboración administrativa y acuerdos programáticos.

Con la postura del "no" al PSOE que mantendrán Vox, Partido Popular y Ciudadanos, Pedro Sánchez necesita el apoyo de Podemos, ya que con la abstención tampoco conseguiría ser investido. Está previsto que los resultados de la consulta se conozcan a última hora de la tarde.

El líder de Unidas Podemos se declina por la primera de las opciones, en la que se piden cargos dentro del gobierno a cambio de apoyar la investidura. Algunos miembros del partido se han mostrado contrarios a la consulta. Por ejemplo, Teresa Rodríguez, la líder de Podemos en Andalucía, manifestó públicamente que no iba a votar por considerar la votación "un insulto a la inteligencia". Pablo Pérez Ganfornina, responsable de la Secretaría Política y de Comunicación del equipo de Rodríguez, apoyaba su posición y argumentaba que "querían un debate en la organización que no se ha dado".

Podemos habla ya en su reglamento para procesos internos de la necesaria configuración democrática de los partidos políticos, recogida en la Constitución española. A este respecto, sus estatutos establecen el compromiso de exigir la elección de candidatos o candidatas mediante elecciones primarias abiertas a la ciudadanía a través de un sistema de votación.

¿Quién puede votar?

En la consulta pueden participar el más de medio millón de inscritos de la formación política. Desde Podemos estiman que la muestra de participantes ronda unas 190.000 personas, los que ellos llaman inscritos activos (aquellos que han accedido al menos una vez en el último año a la web de participación del partido).

Esta participación ciudadana se extendería a otros aspectos y decisiones que tome el partido y se lleva a cabo a través de la Asamblea Ciudadana Estatal. Tal y como se explica en el Estatuto de Podemos, esta Asamblea es el máximo órgano de decisión del partido a nivel estatal.

En ella tienen derecho a participar con voz y voto todos los inscritos o afiliados en Podemos. Se considera afiliados a todas las personas físicas mayores de 16 años con capacidad de obrar que hayan verificado su voluntad de pertenecer a Podemos. Los inscritos tendrán derecho a la obtención de un código de votación, cuya validez es permanente y que les permitirá votar en todas las consultas organizada por la organización siempre que esta persona pertenezca al cuerpo territorial o sectorial al que se dirige la consulta.

Podemos refleja en su estatuto que la Asamblea Ciudadana Estatal será consultada para la toma de todas las decisiones de especial relevancia. Además, las decisiones alcanzadas a través de ella serán vinculantes y solo la propia Asamblea puede revocarlas.

¿Cuánta gente participa?

Este método de participación de las bases tiene el riesgo de que una baja intervención deslegitime la decisión adoptada. En otras consultas anteriores, la participación rondó entre el 10 y el 20% del censo.

Por ejemplo, en las primarias de finales de 2018 en las que se preguntó sobre la elección de Pablo Iglesias como el candidato a la presidencia del gobierno participaron tan solo un 12% del censo. En las primarias para Europa y Madrid los datos caen hasta el 9,7% y el 11,8% respectivamente.

En la consulta para apoyar el pacto que alcanzaron Albert Rivera y Pedro Sánchez participaron el 37% de las bases de Podemos y respecto a la moción de censura a Mariano Rajoy votaron el 17,8%. El récord de participación se alcanzó en la consulta sobre la compra del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, en la que votó un 38,6% del censo.

Aunque en la regulación interna no se habla de mínimos para la validez de estas consultas, Iglesias expresó en la votación sobre su vivienda que una baja participación le obligaría a dimitir.

Consultas en otros partidos

En la comparecencia de la presentación de la consulta a los inscritos, la portavoz de Podemos, Noelia Vera, instó a que en el Partido Socialista se realizara un proceso semejante y preguntaran a la militancia su opinión.

Sin embargo, el PSOE no está obligado por su reglamento a realizar consultas ciudadanas, excepto en dos supuestos: si se firma un acuerdo de gobierno con otro partido o si, con su voto, facilita el gobierno a otra formación. El PSOE sí que celebró un referéndum de este tipo en 2016, cuando Sánchez firmó con Albert Rivera un acuerdo de legislatura, en el que obtuvieron una participación del 52%. El Partido Socialista no comparte la decisión de Podemos de realizar la consulta e incluso les ha instado a retirarla.