En nuestro país, los perros son el principal reservorio del parásito causante de la enfermedad, contagiable a humanos.

Actualmente no existe ninguna vacuna capaz de prevenir la leishmaniosis en personas. En Europa se comercializan dos vacunas para perros y también varios tratamientos para los animales, pero con una eficacia muy limitada.

El objetivo de este proyecto de Precipita es desarrollar una vacuna y un tratamiento para luchar contra la leishmaniosis aplicando la nanobiotecnología, herramienta muy eficaz en el tratamiento y prevención de la leishmaniosis canina. El control de esta enfermedad en los perros es una de las medidas más importantes en la lucha frente a la leishmaniosis humana.

grupo de investigación contra la leishmaniosis | Precipita

Además, este grupo de investigación ya ha desarrollado una vacuna de ADN, que en el modelo murino y canino de leishmaniosis se ha demostrado efectiva.

Si se consigue el apoyo suficiente para lograr el importe mínimo solicitado (4.000 €) se destina a la obtención y funcionalización de las nanopartículas de PLGA que se pretenden utilizar como formulación terapéutica y protectora.