El estudio que se publica en ‘Cell’, fruto de la colaboración entre dos grupos del CNIC dirigidos por el Dr. Andrés Hidalgo y el Dr. José Antonio Enríquez, recoge los resultados de más de cinco años de investigación y colaboraciones con diversos laboratorios de Europa, Asia y EEUU. Y muestra que los macrófagos, un tipo de células inmunitarias, ayudan a las células del corazón a deshacerse de su material de desecho, manteniendo así la capacidad metabólica y contráctil de este órgano.

La información que aporta este descubrimiento sugiere que la disfunción cardíaca puede, en algunos casos, emanar de defectos en estas células inmunes residentes en lugar de los cardiomiocitos, un concepto con importantes consecuencias para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardíaca.

Todos los galardonados en la 7ª edición de los Premios Constantes y Vitales: