Ante el riesgo de contagio de Covid-19, el 36,2% de la población española se muestra a favor de hacer obligatoria la vacuna para el personal sanitario, el personal de las residencias de mayores y el personal que trabaja de cara al público.

Así lo afirman los datos del Barómetro de Noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), donde esta cifra se presenta tres puntos por encima de la registrada el mes pasado.

Del mismo modo, un 46,2% de la población cree que la obligatoriedad vacunal debería extenderse a todas las personas, lo que significa que la cifra de españoles a favor de vacunar a estos profesionales asciende hasta el 82%.

Sin embargo, la obligatoriedad de la vacuna para toda la población, incluyendo a quienes se nieguen, ha caído más de dos puntos con respecto al mes pasado, cuando un 48,9% de las personas estaban a favor.

Del mismo modo, se ha producido un descenso en el porcentaje de quienes se posicionan en contra de llegar a obligar a vacunarse contra la Covid-19, con un 14,6% de personas con esta opinión. Además, un 14,2% tiene dudas sobre ello.

Por su parte, se mantiene la cifra de un 95% de vacunados entre el número total de encuestados, mientras que el 4,8% aún no lo ha hecho. En este último caso, teniendo en cuenta que todos deberían estar inmunizados al tener más de 18 años, un 18% afirmó que lo haría al llegar su turno, mientras que el 57,8% se negó a ello.

La primera razón que encuentran para no vacunarse continúa siendo la falta de confianza en estas vacunas, una respuesta que dio el 28% de los encuestados. A estos motivos les sigue el miedo a que impliquen riesgos para la salud y efectos secundarios o colaterales (17%) y la falta de creencia en su eficacia (10%).