La vacunación contra la covid-19 después de la ovulación podría evitar posibles alteraciones en el ciclo menstrual, según han observado investigadores del Instituto de Investigación de Inteligencia Artificial (IIIA-CSIC) en un análisis de más de 1.800 ciclos de 371 usuarias recogidos por una aplicación móvil.

“Es el resultado de un proyecto conjunto y multidisciplinar ", aclara el coordinador del proyecto e investigador en el IIIA-CSIC y en AQuAS, Borja Velasco.

"La aplicación para móvil ‘App Lunar’ aportó los datos anonimizados de sus usuarias, los compañeros del servicio de ginecología del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau señalaron la dirección clínica hacia la que había que mirar, y desde el IIIA aportamos la capacidad analítica para encontrar patrones en estos datos”, explica Velasco.

¿Cómo surge la idea del estudio?

Todo parte de comentarios de usuarias en redes sociales donde destacaron alteraciones en el ciclo menstrual tras vacunarse contra la Covid-19.

Ante la falta de datos una aplicación de móvil para la monitorización del ciclo menstrual, ‘App Lunar’, incorporó una nueva funcionalidad para registrar, de manera voluntaria, la dosis, la marca y el país en el que se había recibido la vacuna.

Obtención y clasificación de los datos del análisis

Entre sus usuarias de ‘App Lunar’, se escogieron 371 perfiles anónimos que registraron al menos cinco ciclos menstruales consecutivos, y que en el momento de la vacunación se encontraban en el tercer ciclo.

En total, se registraron 1.855 ciclos entre septiembre de 2020 y febrero de 2022.

Para el análisis de los datos, este estudio se basó en el método epidemiológico conocido como Self-Controlled Case Series, en el que es el propio sujeto quien compara los ciclos anteriores y posteriores al momento de la vacunación.

Las variables que se indicaron fueron la duración del ciclo, la duración del periodo de la menstruación y las variaciones en el sangrado y en la intensidad del dolor.

Finalmente, se cribaron los resultados según la fase del ciclo en la que se habían vacunado las usuarias.

Resultados y conclusión

“Se observó que las personas que se habían vacunado durante la fase folicular, es decir, antes de la ovulación, presentaban un incremento medio de la duración del ciclo de un día, mientras que las personas que se habían vacunado durante la fase lútea no presentaban incremento alguno”, ha destacado Velasco.

Entre las usuarias vacunadas en la fase folicular (antes de la ovulación), el 11% experimentó un incremento de la duración del ciclo menstrual de más de 8 días, un valor clínicamente significativo.

Antes estos resultados, el trabajo publicado en el ‘American Journal of Obstetrics and Gynecology’, ha remarcado que la fase del ciclo menstrual en el momento de la vacunación es importante para minimizar las alteraciones de dicho ciclo, y concluye que la vacunación durante la fase lútea evitaría el potencial aumento de la duración del ciclo menstrual.

“Estos resultados, observados en los diferentes tipos y marcas de vacunas, forman parte de un tema importante y nuevo, sobre el que aún hay poca evidencia. Sin la llamada de atención de tantas personas que menstrúan y que notificaron estos cambios, no se realizarían estudios como este”, ha explicado el investigador.