Un estudio realizado por la Universidad McMaster, en Canadá, asegura que la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto significativo en la salud mental de las personas que persiste en la actualidad.

Para realizar la investigación, publicada en la revista ‘Nature Aging’, utilizaron los datos del Estudio Longitudinal sobre el Envejecimiento (CLSA), y descubrieron que el 43% de los adultos de 50 o más años presentaban síntomas depresivos moderados o altos, cifra que aumentó con el transcurso de la crisis sanitaria.

En este sentido, la soledad fue el factor predictivo más significativo del empeoramiento de los síntomas depresivos, junto con otros factores de estrés relacionados con la pandemia como los conflictos familiares, las responsabilidades de cuidado o la separación familiar.

Con ello, la Covid-19 ha afectado de manera desproporcionada a la salud mental de las personas mayores, así como a quienes ya vivían situaciones de aislamiento social, y experimentaban una peor salud y un estatus socioeconómico más bajo.

Del mismo modo, las mujeres tenían más probabilidades de padecer más síntomas depresivos durante la pandemia que los hombres, de manera que un mayor número de mujeres notificaron síntomas de estrés.

Los resultados del estudio evidencian el hecho de que los impactos negativos de la pandemia en la salud mental no solo persisten, sino que, además, pueden empeorar con el tiempo, por lo que es necesario establecer intervenciones adaptadas para abordar estos factores de estrés.

'De esto hay que hablar', la campaña de Constantes y Vitales

Hasta hace poco tiempo, hablar de salud mental en los medios ha sido un tema tabú. Cada vez son más las personas que atraviesan un trastorno de este tipo a lo largo de su vida y, la situación límite que ha supuesto la pandemia para toda la sociedad, ha agudizado este tipo de enfermedades. Y ‘De esto hay que hablar’, como sostiene ‘Constantes y Vitales’ en la nueva campaña que pone en marcha la acción de Responsabilidad Corporativa de laSexta, junto a Fundación AXA.