Del informe se desprende que el número de consultas realizadas en la Atención Primaria aumentó en un 7,29 % con respecto a 2020, mientras que en Enfermería fue de un 40,44%. Destaca, especialmente, las consultas realizadas por personas de entre 35 y 64 años (66.668.348) y de los mayores de 65 años (77.979.167).

La tasa de Urgencias y Emergencias resueltas en cada centro es "elevada" aunque se ha producido una "leve disminución" con respecto al año 2020. Sin embargo, las personas que necesitaron de un desplazamiento por parte de los profesionales sanitarios aumentó a 107,57.

También se ha registrado un aumento del 28,30 % de las teleconsultas y una reducción del 10,28 % de las consultas presenciales. En 2021, en Enfermería se produjo un incremento tanto en las consultas presenciales (45,05% como las telemáticas (40,10%).

En cuanto a los recursos, el informe señala que, al igual que en el año 2020, en 2021 se produjo un aumento en el ratio de tarjetas sanitarias por profesional de Medicina de Familia. Sin embargo, el ratio de tarjetas por enfermeros y pediatras, así como por personal administrativo, sufrió "un ligero descenso" el año pasado. En Medicina de Familia, los ratios oscilan entre los 922 en Castilla y León y los 1.805 en Baleares.

En relación al gasto sanitario en Atención Primaria, el trabajo evidencia que sigue "siendo bajo, registrándose una diferencia negativa de 2019 a 2020 del dos por ciento de gasto en este último año.

En gasto por habitantes, se ha producido un incremento en todas las comunidades autónomas, excepto en Navarra. La que más destina a la Atención Primaria per cápita es Extremadura (351,4 euros) y la que menos, Madrid (155,02 euros).

Asimismo, el gasto en recetas farmacéuticas aumentó un 26,45 % entre los años 2014 y 2021, incremento que se observa en todas las comunidades autónomas.