Esta es una de las principales conclusiones de un importante estudio de investigación, de más de nueve años, que ahora ha publicado la revista 'Nature Communications'.

En el estudio, los investigadores han descubierto cómo los tumores convierten cantidades significativamente mayores de azúcar en alimento, en comparación con los tejidos sanos.

Mientras que investigaciones previas sobre el metabolismo de las células tumorales se ha centrado en sus peculiaridades metabólicas, este estudio aclara el vínculo entre la desviación metabólica y el potencial oncogénico de estas células.

"Nuestra investigación revela cómo el consumo hiperactivo de azúcar de las células cancerosas lleva a un círculo vicioso de estimulación continua del desarrollo y crecimiento del cáncer. Así, es capaz de explicarse la correlación entre la fuerza del 'efecto Warburg' y la propia agresividad tumoral", ha señalado Johan Thevelein.

Además, este vínculo entre el azúcar y el cáncer tiene consecuencias ya que proporciona la base necesaria para investigaciones futuras, pero con un enfoque mucho más preciso, han celebrado.

En este caso la investigación de células de levadura fue esencial ya que estas contienen las mismas proteínas 'Ras' que se encuentran habitualmente en muchas células tumorales, que pueden causar cáncer cuando presentan alguna mutación.