El estudio, cuyos resultados se detallarán en el próximo Congreso Mundial de Parkinson que se celebrará en unas semanas en Portland (Estados Unidos), buscaba analizar la seguridad y la actividad inmunológica y clínica del compuesto 'Affitope PD01A'.  

La vacuna utiliza como diana una proteína específica denominada alfa-sinucleína, que desempeña una función clave en la aparición y progresión del Parkinson. Se probó en 22 participantes en dos dosis de 15 y 75 miligramos y, en ambos casos, se cumplió el objetivo inicial del estudio ya que fue segura y bien tolerada.

19 de ellos presentaron una respuesta inmune y 12 (63%) desarrollaron anticuerpos específicos contra la alfa-sinucleína.    

Los anticuerpos inducidos por la vacuna fueron detectados en el líquido cefalorraquídeo de los participantes, y la respuesta inmune se mantuvo durante 24 semanas.