La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanza una guía para que los países integren en los servicios materno-infantiles la atención a la salud mental, que pone el foco en que el embarazo, el parto y el postparto pueden ser momentos "estresantes" tanto para las mujeres como para sus parejas.

Se calcula que durante el embarazo o en el año posterior al mismo una de cada cinco mujeres experimentará un problema de salud mental y, además, entre las mujeres con problemas de salud mental perinatal, el 20% tendrá pensamientos suicidas.

"Ignorar la salud mental no solo pone en riesgo la salud y el bienestar general de las mujeres, sino que también afecta el desarrollo físico y emocional de los bebés", señala el organismo de Naciones Unidas.

La nueva guía pone el foco sobre esta situación, en ella se proporciona información con el objetivo de ayudar a los proveedores sanitarios a identificar y reconocer los síntomas de los problemas de salud mental y así responder de una manera que se adapte a su contexto local y cultural.

"Los servicios materno-infantil durante el período perinatal representan una oportunidad única para apoyar a las mujeres en un entorno respetuoso y libre de estigmas, lo que lleva a una mayor asistencia y una mejor participación en el cuidado de las mujeres y sus bebés y a un mayor bienestar y avance de la sociedad", ha zanjado la OMS.