La referencia catastral viene a ser una especie de documento de identidad de todo bien inmueble en España (piso, parcela, casa o vivienda, garaje, etc). Este dato es muy necesario a la hora de presentar la declaración de la renta, entre otras cosas, o para obtener alguna ayuda como el ingreso mínimo vital o si estás interesado en comprar/vender cualquier inmueble.

La referencia catastral está compuesta por un código alfanumérico de 20 dígitos y es único, es decir, no puede haber dos referencias catastrales idénticas ya que cada inmueble tiene su propia combinación. Este código oficial es asignado por la Oficina General del Catastro, un organismo dependiente del ministerio de Hacienda.

La referencia catastral sirve para definir el objeto inmobiliario. En el sistema catastral o catastro podemos saber el uso que tiene el inmueble, si es urbano, rústico, residencial, comercial, industrial, los metros cuadrados, las plantas de las que está compuesto, etc.

Se puede acceder también a una ficha que recoge toda la localización del inmueble con respecto a los colindantes en un plano. La referencia catastral permite definir correctamente el objeto en cualquier contrato y sirve para dar seguridad jurídica en los contratos a la hora de realizar una compraventa. La referencia catastral es fundamental para realizar estos trámites.

Cómo consultar la referencia catastral de tu vivienda

1. La referencia catastral suele aparecer en cualquier recibo de Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). También se puede encontrar en muchas escrituras de compraventa y en algunas de las cédulas de habitabilidad modernas.

2. Otra posibilidad es consultarla dentro de la sede electrónica del Catastro. Allí se encuentra toda la información relativa a cualquier edificación en España.

Al entrar en la web, te aparecerá un buscador de inmuebles con cinco diferentes secciones con campos a rellenar dependiendo de la opción que más fácil te resulte.

1) Está la primera opción con un único campo donde pone RC. Ahí debes introducir la referencia catastral.

2) La siguiente opción requiere rellenar toda la información relacionada con nuestro domicilio (la calle con el número, provincia, etc.)

3) La siguiente opción solicita los datos del polígono/parcela.

4) Los siguientes campos disponibles para introducir son las coordenadas exactas de tu vivienda y te redirigirá concretamente a tu referencia catastral.

5) Y, por último, está el campo de Código Registral Único (CRU). La forma más sencilla de encontrar este código es a través de una Nota Simple de un inmueble.

3. A través del Certificado o Documento de Identidad Electrónico. Esta vía es una de las alternativas más rápidas para saber cuál es tu referencia catastral. Puedes hacerlo introduciendo tu DNI electrónico en la Sede Electrónica del Catastro.

4. Por teléfono. Lo más importante que tenemos es contactar por teléfono a través de la Línea Directa Del Catastro. Con tan solo facilitar la dirección de nuestro inmueble bastará. Si el inmueble se encuentra en una ubicación difícil de encontrar, entonces te solicitarán todos los datos de identificación del propietario del Inmueble.

5. De forma presencial en alguna Gerencia del Catastro. Concretamente en la Oficina Territorial de la Comunidad Autónoma en la que esté el Inmueble.

Qué información aporta la referencia catastral

La referencia catastral puede ser urbana o rústica. Los veinte caracteres de la referencia catastral urbana aluden a lo siguiente:

Los siete primeros caracteres identifican la finca o la parcela.

• Los siete siguientes indican la hoja del plano donde se ubica.

• Los cuatro siguientes identifican el inmueble dentro de la finca.

• Los dos últimos son caracteres de control para conocer si los 18 anteriores son correctos a la hora de detectar errores en una grabación.

Los veinte caracteres de la referencia catastral rústica indican lo siguiente:

• Los dos primeros caracteres identifican la provincia.

• Los tres siguientes el municipio.

• El siguiente es el que indica al sector o zona de concentración parcelaria.

• Los tres siguientes identifican el polígono.

• Los cinco siguientes identifican cada parcela dentro del polígono correspondiente.

• Los cuatro siguientes permiten identificar o detectar los inmuebles existentes dentro de la parcela.

• Los dos últimos son los caracteres de control.