No importa el tamaño de tu jardín, poder tener una barbacoa es todo un lujo. Con el buen tiempo llega la hora de elegir la barbacoa perfecta para el verano, una que se adapte a tus necesidades. ¿De obra, de gas, eléctrica o de carbón?

Todas son magníficas, pero te ayudamos a seleccionar la barbacoa que mejor encaja contigo. Para algunos, una barbacoa de carbón será más que suficiente para cocinar unas hamburguesas o unos chorizos, pero otros soñarán con hacerse con una poderosa barbacoa de gas para entretener a amigos y familiares en una sesión de cocina al aire libre. Nuestro consejo es que vale la pena invertir un mínimo razonable en un producto de calidad que garantice una comida sabrosa.

Aparte de lo anterior, como regla general, cuanto más cómoda es una parrilla, menos sabor a humo produce. Una parrilla eléctrica es la más fácil de usar, pero no tiene ese sabor a fuego real, mientras que los fuegos de carbón, de madera, le dan el mejor sabor, pero pueden ser los más difíciles de tratar y requieren más atención, según TheSpruceEats. La pregunta que debes hacerte es: ¿quieres una comida rápida y fácil, o buscas algo más?

Criterios para elegir tu barbacoa

Lo primero es pensar en estos criterios y, a partir de ahí, tendrás más claro hacia dónde irá tu elección.

  • Lugar: piensa en dónde va a estar la barbacoa, el tamaño, si piensas moverla o quieres que esté siempre en el mismo lugar.
  • Función: cuántas veces crees que usarás la barbacoa, ocasionalmente o casi todos los fines de semana e incluso también entre diario.
  • Combustible: los puristas dicen que una barbacoa "de verdad" necesita carbón o algún otro combustible sólido, el problema es que las brasas pueden tardar mucho tiempo en calentarse lo suficiente para cocinar. Las barbacoas de gas proporcionan calor instantáneo y cocinan los alimentos más rápido. El inconveniente, nada desdeñable, es que este tipo de barbacoas suelen ser menos portátiles y algunos dicen que el sabor que dejan en la comida no es tan auténtico como el de las barbacoas de carbón.

Qué barbacoa elegir

1. Barbacoa de obra: es una opción para considerar en el caso de contar con un jardín grande o un ático (donde esté permitido hacer barbacoas) porque a priori se quedará allí para siempre. Ya que haces la obra, tómate tu tiempo en planificar un buen sitio de trabajo y siempre que puedas trata de ver el sentido del viento que predomina en la zona para usarlo a tu favor. Si no te quieres complicar mucho, lo cierto es que construir una barbacoa sencilla es un trabajo relativamente fácil y es probablemente más barato que comprar una nueva y lujosa parrilla de gas. Con las herramientas y los materiales adecuados, y un poco de habilidad, puedes montar una barbacoa básica de ladrillo en un fin de semana.

2. Barbacoa de gas: con esta opción te olvidas para siempre de cargar con bolsas de carbón y pastillas encendedoras. La barbacoa de gas es práctica y no da pereza encenderla ya sea que cocines para 15 como para 3 personas. Existe una enorme variedad de formas y tamaños de barbacoas de gas, desde modelos pequeños y portátiles ideales para acampadas, hasta impresionantes parrillas de seis quemadores que harán que alimentar a su familia y amigos sea rápido y fácil. Su precio de partida supera los 100 euros.

3. Barbacoa eléctrica: las parrillas eléctricas se están convirtiendo en un elemento muy importante hoy en día, ya que puede asar la comida en cuestión de minutos, incluso al aire libre, sin tener que preocuparse de preparar el carbón o de encender la parrilla de gas. También son más apropiadas para espacios de vida más pequeños, apartamentos o casas donde las de gas o carbón están prohibidas.

4. Barbacoa de carbón: Para disfrutar de una auténtica experiencia de fuego y humo, la barbacoa de carbón es el rey. Las barbacoas de gas son más rápidas, más limpias y fáciles de controlar, pero las barbacoas de carbón ofrecen más versatilidad. A la hora de comprar una barbacoa, ten en cuenta lo siguiente:

  • Tamaño: algunas barbacoas sirven para grandes reuniones y otras son más adecuadas para un par de personas. La distribución del carbón también afecta a la capacidad de cocción. Por ejemplo, a veces es más fácil distribuir el carbón y conseguir un calor directo y uniforme en las barbacoas de barril que en los modelos de cúpula.
  • Número de parrillas de cocción: el uso de insertos o estantes para alejar los alimentos del calor principal (lo que se conoce como cocina indirecta) es para los platos más delicados. El cierre de la campana ayuda a que los alimentos se cocinen de manera uniforme, por lo que se reduce la necesidad de los giros y los movimientos y se tiene más libertad para socializar.
  • Termómetros: no es una característica estándar en muchos modelos, pero es particularmente útil si está cocinando carne y quiere lograr los mismos resultados de cocción una y otra vez.
  • Rejillas de ventilación: alimentan las brasas con aire y permiten cambiar la temperatura de cocción bajo la campana.