Quitar la silicona pegada en los azulejos y los sanitarios como la bañera puede llegar a ser un problema, que empeora si lleva allí mucho tiempo. Este producto, es un polímero inorgánico derivado del polisiloxano y es inodoro e incoloro.

Gracias a que la silicona es inerte y estable a altas temperaturas, es un material especialmente útil para muchas aplicaciones industriales diferentes, como lubricantes, adhesivos, moldes y también en aplicaciones médicas y quirúrgicas. En casa solemos utilizarla para sellar, aislar y pegar.

Sus propiedades permiten garantizar la estanqueidad en acristalamientos, pero también evitar la filtración de agua, aire, olores y suciedad, como explican desde Consumer.es. Además, es un material especialmente útil en superficies húmedas, tanto en suelos como en paredes, ya que además limita la aparición de moho. El pequeño problema es que a veces quedan residuos indeseados de esta útil silicona en cristales, sanitarios y hasta la ropa.

A la hora de trabajar con silicona y para evitar tener que retirar mucho sobrante después, merece la pena tener en cuenta los siguientes consejos.

Cómo poner silicona

1. Para ajustar la silicona que ha salido de la pistola se pueden usar los dedos. Para evitar el peligro de que se quede pegada a la piel, enjabónate antes los dedos.

2. Otra opción para manejar el exceso de silicona es usar un trozo de patata cruda. Este tubérculo siempre está húmedo por lo que la silicona no se pegará a su superficie.

Puede que ya sea tarde y que tengas un problema. Si tu pregunta en este momento es: ¿cómo puedo quitar la silicona pegada en los azulejos? O en la pared, por ejemplo: tranquilidad, vamos a ello.

Productos para quitar la silicona incrustada

Sea por la razón que sea, porque te pasaste poniendo o porque toca renovarla, hay veces que llega el momento de despegar la silicona. No suele ser fácil y menos cuando la silicona ya está endurecida. La técnica para utilizar dependerá de la superficie sobre la que esté adherida.

1. Cuchilla: los residuos de silicona se eliminan normalmente con una cuchilla de afeitar. Lo primero que hay que hacer antes de rascar para retirar la silicona pegada en los azulejos es limpiar toda la zona. De esta manera estaremos, con suerte, ayudando a que se empiece a ablandar la mancha. Ten en cuenta que, además de una cuchilla, podrías usar un pequeño cuchillo o una espátula, siempre con mucho cuidado de no dañar el azulejo.

2. Ablandar: si no hemos conseguimos ablandar la silicona como acabamos de comentar, podemos pasar a echar agua caliente sobre el azulejo con una pistola especialmente potente o un aerosol rociador. Repite todas las veces que sean necesarias hasta que la silicona se ablande.

3. Por último, si aún queda algún resto de silicona pegada, intenta utilizar acetona, éter. También se puede recurrir a la arena de sílice con un poco de agua y eliminarla frotando con un estropajo.

Y lo mismo si se opta por usar acetona o éter. Recuerda además que para manejar la mezcla de ambos productos debemos protegernos con guantes y mascarilla. Se frota ligeramente y se va aumentando la intensidad hasta que la silicona se vaya desprendiendo poco a poco. Hay que tener cuidado, ya que un exceso de acetona puede dañar el color o el brillo de los azulejos.

Por otro lado, hay otras opciones como los kits ya preparados que se venden para renovar la silicona envejecida. Con el paso de los años puede ser que este material vaya perdiendo su color, que aparezcan zonas con moho y que pierda su elasticidad.

Existen packs en los que además de un nuevo bote de silicona y una pequeña espátula para eliminar el excedente, hay otra pequeña herramienta también con forma de espátula cuya función es ayudar a quitar la silicona en mal estado.

Ahora ya sabes, puedes probar con los métodos tradicionales que suelen funcionar. O salir de casa a comprar una ayuda extra. Nuestro consejo es que hagas lo que hagas, trabajes con paciencia para no dañar ningún material.