Los conocidos puntos negros se forman cuando los poros de la piel se obstruyen con una combinación de células cutáneas muertas y un exceso de grasa (sebo) de las glándulas sebáceas. Su color negro es consecuencia de la oxidación. Es decir, al contrario de lo que pueda parecer, no es exactamente suciedad atrapada.

Los puntos negros tienden a aparecer con más frecuencia cuando las hormonas provocan un aumento de la producción de sebo, una sustancia aceitosa, por parte de las glándulas situadas bajo la piel. Pero en realidad, nadie está libre de tener los poros grandes y poros oscuros o negros. Es algo que entra dentro de la normalidad.

Los puntos negros aparecen con más frecuencia en la cara, la espalda, el cuello, el pecho, los brazos y los hombros. En estas zonas hay más folículos pilosos.

Si es algo que te preocupa, trata de evitar utilizar productos de cuidado de la piel a base de aceite, los ambientes húmedos, la ropa ajustada que no favorezcan la buena circulación de la sangre y los productos para la piel que contengan alcohol.

Como quitar un punto negro profundo

Hay que tener mucho cuidado a la hora de manipular los puntos negros. Como ya os contamos en este artículo sobre cómo quitar los granos internos, hay que tratarlos con cuidado para no empeorar la situación. Vamos a ver algunos remedios caseros y trucos para eliminar los puntos negros.

1. Con vaselina y calor: pon un poco de vaselina en el punto negro y haz que le alcance el vapor -de la ducha, por ejemplo- unos dos minutos. Después, lava la cara con agua caliente. Después, frota la zona suavemente con un cepillo de dientes con movimientos circulares para exfoliarla. Por último, con una herramienta para quitar espinillas presiona ligeramente sobre el punto negro para eliminarlo. Puedes comprar este pequeño artilugio en farmacias y tiendas de productos de belleza. Si lo haces con los dedos es más probable que rompas los vasos sanguíneos y te quede una marca o herida. Finalmente, lava la zona con agua y luego pon suavemente un tónico para cerrar el poro. También puedes aplicar un producto antibacteriano para evitar una posible infección.

2. Cremas para quitar los puntos negros: existen en el mercado multitud de productos específicos para tratar las pieles grasas con tendencia a generar puntos negros. cremas fáciles específicas sin receta puede resultar de ayuda.

Muchas de ellas llevan agentes que hacen una ligera exfoliación. Recuerda fijarte bien en comprar una crema que case con tu tipo de piel. Los ingredientes más comunes son el peróxido de benzoílo, que ayuda a disolver la capa de grasa de la piel y el ácido salicílico (también llamado BHA) ¡que no contenga en absoluto irritantes! Por desgracia, existen muy pocos productos con estas características disponibles en el mercado. No obstante, ambos pueden causar reacciones indeseadas en la piel por lo que es recomendable probarlas en pequeñas zonas primero.

3. La arcilla: tiene un gran potencial para absorber las impurezas de la piel y regular las secreciones sebáceas. Usa una mascarilla facial rica en arcilla una vez a la semana y notarás la diferencia.

Técnica para eliminar un punto negro profundo

Os dejamos esta guía paso a paso que podéis seguir con sumo cuidado para quitaros los puntos negros y comedones en casa:

1. Limpia la piel con un limpiador suave, soluble en agua y continúa con un tónico. Si encuentras uno que lleve niacinamida (también se conoce también como vitamina B3 para mejorar el tamaño del poro, mucho mejor)

2. Pon durante unos minutos un paño húmedo tibio (no caliente) sobre el área donde deseas realizar la extracción y luego seca la zona.

3. Utiliza un extractor de comedones. Primero debes presionar sobre el centro del punto negro y luego presionar suavemente hacia abajo y tirar a la vez hacia adelante.

4. Para una extracción más profunda del punto negro, envuelve tus dedos con pañuelos de papel y aplica una presión suave a los lados del punto negro (nunca clavando las uñas) y una vez que tengas el pellizco de piel haz movimientos en zigzag presionando hacia arriba para extraer toda la suciedad del interior del folículo. Si no puedes extraer nada prueba dentro de unos días.

Lo más importante es tomárselo con calma. Cualquier manipulación del punto negro antes de tiempo o demasiado fuerte no traerá más que un empeoramiento del problema. Si no estás seguro de poder hacerlo bien, lo mejor que te pongas en manos de especialistas.

Consejos para reducir los puntos negros

1. Tratamientos con plantas. Los tratamientos a base de plantas se recomiendan a menudo para el acné. Son, por ejemplo, los que incluyen el aceite esencial de árbol de té. De hecho, hace tiempo publicamos un artículo en el que os contábamos las ventajas de este aceite esencial. También se están investigando las propiedades de otras plantas como el tomillo, el áloe y la rosa.

2. Vapor. Dejar que el vapor de agua acaricie el rostro es una forma eficaz de ablandar los puntos negros antes de eliminarlos. La vaporización hace que la piel sude, lo que a su vez ayuda a eliminar las toxinas. También ablanda los poros, lo que facilita su extracción.

3. El bicarbonato de sodio. Es un exfoliante natural. Haz una pasta con bicarbonato y agua y ponla sobre la zona que quieras tratar. Frota suavemente la piel con los dedos durante unos minutos y lávate con agua. Repite dos veces por semana.

4. Limón, aceite y sal. La cualidad astringente del limón cortará la grasa mientras que los finos gránulos de sal actuarán como un exfoliante. La miel dejará la piel hidratada y ayudará a mantener alejados los gérmenes. Haz una pasta con estos tres ingredientes y aplícala sobre los puntos negros. Tras cinco minutos, frota en movimientos circulares con mucho cuidado para no dañar la piel durante unos minutos y deja que actuar la mezcla durante otros cinco minutos más. Lávate con agua tibia. Repite tres veces por semana.

5. Mascarilla de huevo. Las claras de huevo son conocidas por su capacidad para tensar la piel y eliminar los puntos negros. Puedes aplicarlas directamente sobre la piel o en forma de mascarilla. Además, al ser ricas en nutrientes, también mejoran la textura de la piel y eliminan la grasa sobrante.

6. Mascarilla de tomate. Los tomates son ricos en vitamina C y A. Además, tienen propiedades para aclarar la piel, absorber la grasa y reducir el tamaño de los poros. Esto es especialmente bueno para las personas con piel grasa, ya que la pulpa del tomate elimina eficazmente la grasa sobrante sin resultar agresiva. Corta unas cuantas rodajas de tomate. Frota una rodaja sobre la piel, centrándote en las zonas con puntos negros. También puedes aplicar la pulpa de tomate sobre la piel y lavarla con agua cuando se haya secado.

7. Arcilla. Las propiedades de absorción de grasa de la arcilla la hacen ideal para eliminarla, junto con otras impurezas. Las mascarillas hechas con tierra de batán y arcilla de caolín, cuando se usan regularmente en la cara, pueden ayudar a limpiar los poros.

Cómo prevenir la aparición de puntos negros

Ahora que sabes cómo deshacerte de ellos, lo mejor será que aprendas cómo evitar tenerlos o al menos hacer todo lo posible por tener cuantos menos mejor. Aquí van una serie de recomendaciones que te ayudarán a reducir los puntos negros.

1. Lávate la cara al levantarte, antes de acostarte y también siempre después de sudar.

2. Usa limpiadores no abrasivos en la piel y aplícalos con suavidad, usando las yemas de los dedos. Frotar con toallitas o esponjas puede irritar la piel.

3. Utiliza productos para la piel sin alcohol.

4. Evita el sol, ya que algunos medicamentos para el acné pueden hacer que su piel sea más sensible a los rayos UV.

5. Lávate el cabello graso con champú regularmente.

6. Evita tocarte la cara todo lo que puedas.

7. Cambia las fundas de las almohadas con mucha frecuencia.