El acero inoxidable está en nuestro día a día, pero a veces no sabemos cómo mantenerlo de manera adecuada. Pese a ser un material muy resistente, su durabilidad y, sobre todo, su belleza, dependen del mantenimiento que le brindemos.

El acero inoxidable supone un reto mayor que otros acabados porque muestra fácilmente las huellas de los dedos y los arañazos. Además, hay diferentes tipos de acero inoxidable, por lo que es posible que, para complicar las cosas un poquito más, si tienes varios electrodomésticos, cada uno requiera una rutina de limpieza diferente.

Algo que suele ser bastante exasperante es ver huellas sobre los electrodomésticos como el horno , por ejemplo, o en las puertas de los ascensores. También es clave saber limpiar el fregadero porque determina el que veamos la cocina limpia o no. A continuación, os explicamos algunos métodos para limpiar este material y cosas que debemos evitar a toda costa.

Cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

La mayoría de los electrodomésticos tienen acero inoxidable. Independientemente del tipo de limpiador que utilices, pásalo en limpiador en la dirección del grano del metal. Para obtener un brillo extra, disuelve, elimina bien la grasa y saca brilla con un paño de microfibra.

1. Lavavajillas: con unas gotas y un poco de agua puedes eliminar la grasa con facilidad. Primero limpia y luego pasa otro paño sin jabón para retirar los retos y

secar.

2. Bicarbonato de sodio: vierte un poco del producto sobre las manchas que quieras eliminar y después frota con una bayeta húmeda. Aclara y seca como de costumbre para sacar brillo.

3. Vinagre: hay que usarlo con moderación y mezcla solo una parte de vinagre blanco por tres de agua. Mojamos una bayeta y limpiamos con ella. Es importante secar un trapo limpio para eliminar cualquier tipo de marcas. Este método suele funcionar bien con el frontal de la campana extractora, por ejemplo.

Cómo abrillantar el acero inoxidable

Existen productos específicos en el mercado, pero también puedes probar con unas gotas de aceite de oliva. Extiende unas gotas usando unos discos de algodón o papel de cocina. Con este truco casero para sacar brillo a los electrodomésticos de acero inoxidable también conseguirás que los arañazos de las superficies se vean un poco menos.

Otra opción es usar Ginebra. Esta bebida no solo abrillanta sino que repele el polvo.

También puede ser de acero inoxidable toda la perfilería de las mamparas del baño, y en estos casos, hay que prestar atención a su mantenimiento y no queremos que se ponga fea. Desde MamparasyMas https://www.mamparasymas.es/blog/limpiar-las-mamparas-de-ducha/ explican cómo proceder a la limpieza.

Cómo limpiar mampara con perfilería en acero

1. Haz una mezcla de agua con bicarbonato sódico y vinagre blanco. Empapa una bayeta suave y frota hasta dejarlo limpio.

2. Mezcla en un pulverizador agua con un poco de amoníaco y seca bien para abrillantar.

3. Usa un paño humedecido en Ginebra para dejar el acero como el primer día.