Los sueros orales son una gran solución excelente para luchar contra la peligrosa deshidratación, que puede estar ocasionada por enfermedades diarreicas, vomito agudo, fiebre o transpiración excesiva, por ejemplo.

La deshidratación se produce cuando el cuerpo consume o elimina más líquido del que ingiere y se queda sin suficiente agua y otros fluidos para llevar a cabo sus funciones normales. Si no se reponen los líquidos aparece la deshidratación. Este problema es especialmente peligroso para los niños y los adultos mayores. La buena noticia es que muchas veces se puede revertir la deshidratación leve o moderada mediante la ingesta de líquidos, pero la deshidratación grave requiere de un tratamiento médico inmediato, según explican desde Mayo Clinic.

Por otro lado, es importante destacar que existe la falsa creencia en muchas personas de que las bebidas isotónicas diseñados para la práctica deportiva son adecuados para evitar la deshidratación que los vómitos y diarreas provocan como efecto de trastornos estomacales. Pero estas bebidas no sólo no sirven para reponer lo perdido en una gastroenteritis, por ejemplo, sino que el exceso de azúcares y sodio que llevan puede resultar incluso contraproducente en casos graves, tal y como puntualizaba un especialista de Urgencias.

Síntomas de deshidratación

Los signos y síntomas de deshidratación también pueden variar según la edad.

Lactantes o niños pequeños

Boca y lengua secas

Llanto sin lágrimas

No mojar los pañales durante tres horas

Ojos y mejillas hundidos

Zona blanda en la parte superior de la cabeza (fontanela) hundida

Irritabilidad

Adultos

Sensación de sed.

Orina de color amarillo oscuro y con fuerte olor.

Sensación de mareo o vértigo.

Sensación de cansancio.

Boca, labios y ojos secos.

Orinar poca cantidad y menos de 4 veces al día.

Lo mejor para tratar una posible deshidratación en casa es el suero oral. Siempre que exista algo de riesgo es recomendable tomarlo. Por el contrario, debemos limitar los refrescos y las bebidas azucaradas por la cantidad excesiva de azúcar. Además, evita la cafeína, que puede hacerte orinar mucho.

Recuerda que si existe deshidratación el agua sola no es suficiente porque con ella no repondremos las sales minerales y azúcares perdidos.

Receta para suero oral

Hervir 1 litro el agua durante 15-20 minutos.

Cuando el agua esté templada pasarla a una botella limpia, preferentemente de vidrio.

Añadir y mezclar:

o 1 cucharada sopera colmada de azúcar.

o 1 cucharada de postre de sal.

o 1 cucharadita de bicarbonato.

o El zumo de un limón.

Dejarlo enfriar.

Meter en la nevera para mejor conservación.

Ofrecerlo una vez esté frío.

¿Cómo tomar el suero oral?

El suero debe tomarse el mismo día de la preparación y desecharse cada 24 horas desde su elaboración. Deben ingerirse pequeños sorbos a lo largo del día. Para los niños más pequeños puede ofrecerse con una jeringuilla o a cucharadas, según Mapfre Salud. Por último, en casos de diabetes, no siempre está indicado. Es mejor consultar al médico sobre el tipo de formulación más adecuada para combatir la deshidratación.