Un cerco de sudor en la ropa puede ser bastante incómodo en según qué situaciones. Aunque la transpiración es necesaria porque ayuda al cuerpo a enfriarse hasta alcanzar una temperatura saludable, a nadie le gusta llevar la ropa manchada por el sudor. Y precisamente quitar las manchas de sudor no siempre es fácil.

Las glándulas ecrinas, encargadas de producir el sudor, se encuentran por todo el cuerpo, pero se concentran más en las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies. En cuanto al olor, las axilas también contienen glándulas apocrinas, que segregan una sustancia inodora que sin embargo se vuelve maloliente cuando es degradada por las bacterias. Eso, junto con el vello de las axilas, lleva el olor a un nivel… superior.

Además, hay que tener en cuenta que existen otros factores que pueden aumentar la cantidad de sudor que producimos, como son los medicamentos, enfermedades como la diabetes, el cáncer o los desequilibrios de la glándula tiroides, entre otros.

Es decir, el sudor va a seguir estando siempre ahí de modo que lo que podemos hacer para evitar las manchas de sudor en la ropa es, en primer lugar, intentar que no se formen.

Cómo prevenir las manchas de sudor

1. Usa camiseta interior. Las camisetas ayudan a reducir las manchas de sudor al crear una barrera entre la piel y la ropa. Para ayudar a regular la temperatura de su cuerpo, usa ropa ligera y holgada. Además, ten en cuenta que si te pones ropa ajustada -especialmente la que se ciñe bajo los brazos- puedes hacer que los ingredientes del antitranspirante se transfieran de la piel a la tela, lo probablemente dejará manchas en la camiseta. Si sabes que sudas en situaciones estresantes, como una gran presentación o una primera cita, aplícate antitranspirante la noche anterior. El antitranspirante ayuda a controlar el sudor bloqueando temporalmente las glándulas sudoríparas, por lo que es la solución perfecta para reducir el sudor cuando más lo necesitas.

2. Bebe agua. Beber agua mantiene tu cuerpo hidratado y también te ayuda a mantenerte fresco. Intenta aumentar tu consumo de agua bebiendo más agua y comiendo alimentos con alto contenido en agua como la sandía, el pepino y las fresas.

3. Reduce el consumo de cafeína. Aunque no lo creas, tu taza de café matutina puede ser la causa de tus manchas de sudor. La cafeína estimula el sistema nervioso, lo que ayuda a despertar el cuerpo, pero también puede provocar sudoración. Las bebidas calientes (incluso las que no contienen cafeína) también pueden hacer que tu cuerpo sude al aumentar tu temperatura interna. Para reducir la sudoración, intenta disminuir tu consumo de cafeína.

4. Polvos de talco. Póntelos después de aplicar el desodorante en la zona de las axilas para evitar que se formen manchas de sudor en la camiseta, ya que sirven para que las gotas se sequen al instante

5. Bótox. Con las inyecciones de Botox se consigue relajar la musculatura y ralentizar el funcionamiento de las glándulas soporíferas, por lo que es más o menos como ponerse antitranspirante porque se regula la secreción, pero sin que se pierda de forma definitiva.

6. Sisa baja. La sisa, parte que queda justo en la zona de la axila, no debe quedar demasiado alta o pegada a la axila. Es mejor que quede un poco más abajo para que se esté y que la zona no se moje.

7. Tejidos naturales. Intenta no usar tejidos sintéticos, es decir, los que contengan polyester, poliamida, acrílico, lycra... Siempre que puedas opta por el algodón y el lino.

8. Parches. Se trata de unos parches adhesivos que se pegan por dentro de la ropa en la zona de la axila para protegerla del sudor. Se adhieren a la ropa, tienen unas doce horas de uso y luego se tiran.

Cómo quitar las manchas de sudor

Ahora vamos a ver qué hay que hacer cuando la ropa ya tiene alguna mancha de sudor. Lo curioso de todo esto es que el sudor en sí mismo es totalmente transparente; sin embargo, el problema llega cuando el sudor acaba en tu ropa y se seca, la sal, las proteínas y la grasa se mezclan y dejan un residuo.

Las sales de aluminio que llevan los desodorantes antitranspirantes también son parte de la mezcla que forma las manchas y las culpables de que amarilleen, explican desde Rexona.

1. Aspirina: se cree que el ácido salicílico puede servir para aclarar la ropa blanca. Para probar este truco, disuelve una aspirina en un vaso pequeño con agua y aplica la mezcla sobre la mancha. Luego, frota con suavidad usando un cepillo de dientes y deja reposar durante alrededor de diez minutos. Por último, lava la prenda para retirar la mezcla.

2. Sal: humedece la tela para que absorba mejor. Pon una cucharada de sal sobre la mancha y deja actuar durante unas 12 horas. Pasado este tiempo, frota la prenda para que la sal penetre bien. Para finalizar, lava y seca al sol.

3. Agua oxigenada: suele emplearse como blanqueador. Coloca media taza de agua oxigenada sobre la mancha y frota con un cepillo suave. Deja actuar 15 minutos antes de lavar con agua y jabón y ponla a secar al sol.