"Y me situaré entre el amo y los esclavos, para formar parte de ambos, de modo que ambos me entiendan de igual forma".

Con este canto a sí mismo, Walt Whitman marcó sus objetivos en la vida y, con otro puñado de versos, se describió como ser humano: "Un cosmos, el hijo de Manhattan, turbulento, carnal, sensual, comedor, bebedor y procreador...".

La vida de Whitman en cómic

El artista gráfico Tyto Alba cuenta en 'Whitman' los aspectos menos conocidos de la vida del poeta que marcó a varias generaciones posteriores. Desde su homosexualidad, prohibida en aquella época, cantada como una exaltación de la vida y los sentidos. "Y me abriste la camisa a la altura del pecho, y me hundiste la lengua en el corazón desnudo...".

"Guerra, avanza una raza en armas"

Hasta el drama que vivió en plena guerra de secesión. Allí viajó en busca de su hermano, herido en la batalla. "Querida madre, estos han resultado ser los tres días más angustiosos de mi vida, nada más llegar a la estación de Filadelfia para cambiar de tren en dirección Washington alguien me robó la cartera".

En el frente quedó tan tan impactado por los horrores que presenció que se quedó como enfermero voluntario. Testigo de cruentas batallas de la Guerra Civil como la de Chancellorsville, o del asesinato de Abraham Lincoln.

"¡Oh, capitán, mi capitán!"

Ser humano, poeta que firmó uno de los libros más influyentes en la historia de la literatura, 'Hojas de hierba' (Alianza, 1855) y también cronista, que vio nacer Estados Unidos y contribuyó con lo que él era a la eternidad.