Diciembre de 1979. Un matrimonio con sus dos hijas fue a la Plaza Mayor de Madrid a comprar un árbol de Navidad. En su camino de vuelta a casa en coche "ven un objeto en forma de media luna, con unas patas grandes acabadas en pinzas".

Fue uno de los muchos casos de una oleada de avistamientos de ovnis que hubo en toda España en esa época. Nos lo cuenta J. J. Benítez, experto ufólogo. Parte de su medio siglo de investigación se recoge en su nuevo libro, 'Mis «primos»', en el que incluye también el momento en el que iba por la autopista de Cádiz a Sevilla y presenció un avistamiento ovni: "Paré el auto y vi que aquello no hacía ruido, era enorme y tenía muchísima luz".

Es uno de los cuatro ovnis, objetos voladores no identificados, que dice haber avistado en su vida. Unos fenómenos, explica, representados en España desde hace miles de años: "La prehistoria es muy rica en casos de ovnis".

Nos pone como ejemplo unas pinturas rupestres de Peñarroya, en Córdoba. Hace unos 5.000 años sus habitantes pudieron haber pintado la primera representación de un ovni en España. "Aparece una H con un palo en el centro y, se supone, es el emblema del Estado o el país del que procede esta gente", dice el autor. "El tema de la prehistoria en pinturas rupestres es muy rico en casos de ovnis".

En su archivo, J. J. Benítez guarda imágenes de luminarias sobre el Pilar de Zaragoza, grabadas en el 78. Fenómenos emocionantes, tengan o no explicación.