Le ha inculcado el amor por la lectura a millones de personas de todo el mundo, ha creado un universo tan especial que cualquiera es capaz de reconocerlo con solo leer la sinopsis de cualquiera de sus novelas. De acuerdo, el no inventó la novela de terror, pero hoy en día no podemos hablar de este género sin mencionar a Stephen King.

De qué hablamos cuando hablamos de 'Carrie'

Alimentando nuestras pesadillas desde que en 1974 saliera su primera novela a la venta, 'Carrie' (Debolsillo, 1974), la historia de una adolescente normal que acaba convertida en un monstruo por culpa del acoso de unos pocos y la pasividad del resto. Stephen King nos estaba hablando de bullying veinte años antes de que el término fuera acuñado. Porque así es su obra: tras una capa sobrenatural se esconde una feroz crítica social y política.

Tal y como nos recuerda el director de cine Jota Linares, gran seguidor de King, en obras como 'La niebla' (Debolsillo, 1980) lo que el escritor americano analiza es lo que ocurre cuando en una sociedad dejan de existir las normas y es la ley del más fuerte lo que impera, que al final "la gente empieza a temer a los monstruos que hay dentro del centro comercial donde se encierran los protagonistas: ellos mismos".

'It', la gran novela americana del paso a la madurez

Si Miguel Delibes utilizó un pequeño pueblo castellano para hablarnos del paso a la madurez, la gran novela de iniciación de King es ‘It’(Debolsillo, 1986), la historia del "bicho" que se convierte en lo que uno más teme. Para Linares, esta es una de las grandes novelas que tratan este tema, a la altura de 'El Camino' de Delibes o de alguna de Phillip Roth, que además forma parte del universo particular del autor, que ha desarrollado a lo largo de más de 100 títulos, que puede que sean de los más influyentes en la cultura popular de la última mitad del siglo XX.

La novela de género siempre se ha considerado menor

Es por eso por lo que ya son muchos quienes consideran que este hombre se merece ya el premio Nobel de Literatura, porque además es innegable su calidad literaria, solo que, como nos recuerda Javier Linares, "la novela de género siempre se ha considerado menor".

Si todavía no le ha llegado este reconocimiento es por su éxito tan rotundo, ya saben, por esos prejuicios que establecen que la calidad está reñida con la popularidad.