Primero Harry Potter y después Crepúsculo consiguieron que millones de jóvenes cayeran en el embrujo de los libros. Y hoy, la literatura fantástica sigue creando lectores. "Después del confinamiento hemos notado que la literatura fantástica ha tenido un repunte, ha subido a nivel de ventas", cuenta Miriam Malagrida, responsable de Marketing de Crossbooks.

Un género en auge... y evolución

Ahora son escritoras como Sarah J. Maas las que recogen el testigo de un género fantástico que ha ido adaptándose a nuestro tiempo. "Sobre todo en lo que se refiere al empoderamiento femenino, ahora las chicas son heroínas. Y, por otro lado, está empezando a trabajarse el componente LGTBI", dice Malagrida.

Los jóvenes entre 14 y 24 años son el grupo que más lee en nuestro país, según la Federación de Gremios de Editores de España. Basta con rastrear un poquito por redes sociales para descubrir una comunidad enorme interesada por la fantasía, y en la que se encuentran bookstagramers como Irene Franco (@booksbycinderer) y Judit Hernan (@quequieroleer). "Hay muchas mujeres que leen fantasía. De las 35.000 persona que que me siguen, un 90% son mujeres", asegura Judit.

Los ingredientes del éxito

La "construcción del mundo, del ambiente, de los personajes, la narración...", dice Irene, son algunos de los ingredientes del éxito aunque hay uno que es clave: "La historia de amor". "Y, además, -añade Judit- un romance un poco spicy", al que se añade un toque de erotismo. "Muchas veces también tiene contenido erótico. Si estás viendo cómo matan a esta persona, pues también vas a ver lo otro", cuenta Irene.

Porque hace tiempo que la literatura fantástica dejó de ser solo cosa de niños.