La de la abogacía fue la carrera que eligió Ildefonso Falcones para ganarse la vida, pero fue la carrera literaria la que al final se impuso, y no solo es que le permitiera pagar las facturas, es que le convirtió en uno de los autores españoles más vendidos de todos los tiempos.

Un duro giro

Pero esto de vivir no suele ser fácil, no siempre, no para todos. A veces se nos vienen giros de guion que nos dejan en calzoncillos. El "giro" de Falcones se llama cáncer de colon con metástasis, que le ha obligado a pasar varias veces por quirófano dejándose en el camino pedazos de hígado y pulmones.

"Eso de que la enfermedad nos enseña es un rollo"

No den nada por hecho, como dicen los anglosajones: "la vida es una putada, y entonces mueres".

"Eso de que la enfermedad nos enseña, nos ayuda a disfrutar de los momentos íntimos en los que encontramos la felicidad, es un rollo", sentencia cuando le preguntamos si el cáncer le ha enseñado algo. "Te marca el espíritu", concluye Falcones, "te marca el humor y te marca el esfuerzo".

Superventas a pesar de la crítica

Creyente, el autor de 'La catedral del mar' considera que ha tenido esa ayuda que le permite seguir hoy vivo y escribiendo. Más de diez millones de ejemplares ha vendido de sus obras, para disgusto de los críticos que nunca le han considerado un autor de calidad.

"Si midiéramos a los museos por el número de visitantes, el Prado sería un museo comercial"

Algo que parece no importarle a él, que prefiere confiar en el criterio de los lectores, cuyo gusto, dice "no se puede menospreciar. "Si millones de lectores dicen que un libro es bueno, que un crítico diga que es malo me trae sin cuidado", asegura, y añade: "Si midiéramos a los museos por el número de visitantes, el Prado sería un museo comercial, no expondría arte".

Hacienda y la inocencia

Por si fuera poco con un cáncer, durante años se ha enfrentado a otro proceso, esta vez con Hacienda, que le demandó por presunto fraude, por haber pagado menos impuestos de los que le correspondían utilizando empresas pantalla para manejar el dinero generado por sus obras literarias.

"Se han escrito sobre mí artículos injustos e infundados"

Años en el punto de mira para que la justicia haya concluido que tanto él como su mujer, por la que pedían también pena de cárcel, son inocentes. Sin apreciarse ningún tipo de rencor o malestar por el trato recibido por sus compañeros y periodistas, Ildefonso Falcones sí reconoce cierto malestar por haberse sentido "tirado por el barro con unos artículos injustos e infundados", y reconoce que lo que más le duele es el trato dado a su familia.

'Esclava de la libertad', su última novela

Le entrevistamos ahora que presenta nueva novela, 'Esclava de la libertad', en la que trata un tema bastante olvidado, parece que intencionadamente, de nuestro pasado: las fortunas españolas ganadas con el sudor de los esclavos en Cuba.

Narrada en dos tiempos, el libro habla de la lucha de una mujer cubana por la libertad de sus semejantes y las consecuencias que tendrá su lucha en el Madrid de ahora. De hecho, la ONU declaró esta época como "el decenio de los afrodescendientes" para honrar a quienes tuvieron antepasados esclavos, incluso con tratados internacionales que intentaban compensarlos, pero todo ha quedado en papel mojado.

"Una época de la que no sentirse orgullosos", dice Falcones.