Mercedes cursa el Máster de Educación, Tecnologías e Innovación de la Universidad de Valencia. Pero llegar hasta allí no ha sido fácil: perteneciente a una familia humilde tuvo que estudiar y trabajar a la vez para conseguir ser docente.

Aunque ella jamás se rindió: acabó siendo la maestra de los niños de 3, 4 y 5 años de su pueblo natal, Naveces. Ahora, el máster le permite continuar aprendiendo, algo que hubiera sido imposible de no ser por Internet debido al entorno en el que se encuentra.

"No me gusta que me llamen profe", confiesa Mercedes, y es que ella no solo es profe, sino que también aprende de ellos: "Yo quiero que sean personas, que se respeten, que se sepan comportar, que se ayuden y que sean compañeros", porque lo demás, dice, "viene solo".